¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

10 Consejos para comer saludable en tus vacaciones y no morir en el intento

Tal vez eres de los que creen que estar de vacaciones no es compatible con comer saludable. De hecho, una de las principales razones por las que no se logra mantener buenos hábitos alimentarios es por salir a comer a un restaurante. Comer fuera de casa se ha convertido en un momento para desconectar, pero sobre todo para aprovechar el tiempo con los amigos, la familia o tu pareja.

Si es así,  tengo buenas noticias que darte: Es posible comer saludable con alimentos naturales y seguir disfrutando de aquellos momentos de vacaciones que nos encantan. Con un poco de conocimiento, tú puedes hacer mejores elecciones a la hora de ir a un restaurante.

1. Evita el fastfood

En este tipo de restaurantes las comidas que ofertan son muy calóricas, con raciones excesivas y con baja calidad nutricional. Aunque el precio es muy atractivo para tu bolsillo, debes intentar elegir otras opciones.

2. ¡No vayas a comer con un hambre voraz!

Ir con demasiada hambre a comer a un restaurante te va a hacer elegir sin pensar, opciones más calóricas y menos saludables. Para evitar esto es aconsejable llevar contigo una fruta o un puñado de frutos secos, para que puedas realizar un snack de media mañana o a mitad de la tarde.

3. Fijate en las técnicas de cocinado

Elige opciones de cocinado simples como son: cocido, asado, a la plancha o al vapor y evita los alimentos fritos. También procura no abusar de la parrilla ya que como bien sabes, se forman productos tóxicos y cuando excedes su consumo tienen un impacto negativo para tu salud.

4. Pon mucha atención en la bebida

Si solo te fijas en qué comemos y no en lo que bebemos, puedes estar boicoteándote a ti mismo. El alcohol, muy común en nuestra mesa durante las comidas de verano, es muy calórico y no nos aporta ningún nutriente. Ocurre lo mismo con los refrescos, plagados de azúcares. Por supuesto, la mejor opción y más saludable es acompañar las comidas con agua. Si quieres dar algo de sabor a este agua te aconsejo pedirla con hielo y limón. Otra opción es hacer tu propio refresco  y llevarlo en un termo para tomarlo durante el día.

5. Pide tu comida sin salsas

Si tu elección es una ensalada, debes fijarte muy bien en los aderezos que lleva y en el caso de que sea una salsa pedirla sin ella y arreglarla con aceite, vinagre o limón, sal y pimienta. Ocurre lo mismo con las carnes asadas o pescados, en caso de que vayan con una salsa de acompañamiento preguntar si es casera y sino pedir el plato sin ella.

6. Pon atención al tamaño de las raciones

En los restaurantes las raciones suelen ser excesivas, aprende a escuchar tu cuerpo y si a medio plato no tienes más hambre, no tienes por qué terminarlo. La mejor técnica para escucharte a ti mismo es trabajar en el autocontrol.

7. De postre la mejor opción es la fruta

No te dejes seducir por las opciones de postres industriales y llenos de azúcares como son las tartas o los helados. Si hay fruta de temporada, pídela, es la mejor opción para ti.

8. El café sin azúcar, por favor

Si no sabes afrontar la tarde sin tu café, pídelo pero no le eches los 8 gramos de azúcar que tiene el sobre que te ponen. Ve reduciendo la cantidad a medio sobre para acostumbrar el paladar hasta que puedas beberlo sin azúcar. En mi caso, tras dejar el azúcar del café aprendí a diferenciar un café bueno de uno malo, ¡es impresionante!.

9. Tras las comidas, muévete

No caigas en la tentación de echarte una siesta después de comer, aprovecha para darte un paseo por la orilla de la playa, jugar con tus hijos o visitar algún museo o monumento. Es una buena forma para mantenerte activo.

10. En los desayunos haz buenas elecciones

Si has contratado el buffet del hotel para desayunar, no dejes que la bollería y lo fritos te camelen. Elige los yogures naturales, las frutas enteras en vez de los zumos, los tés o infusiones sin azúcar y panes integrales o de cereales como el centeno o la avena. Si te apetece algo salado, puedes pedir un huevo cocido a la plancha.

Si además en tus vacaciones puedes disfrutar de más tiempo en casa y te gusta experimentar en la cocina, te animo a que hagas mis 4 mejores recetas de helados caseros para que no tengas que renunciar a este placer veraniego, y continues con tus hábitos saludables. ¡Disfrutad del verano!

 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram