¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

4 hábitos saludables franceses que deberíamos adquirir

Hoy os escribo con un vaso de agua con gas en la mano y el mar de fondo, desde Saint Tropez. He venido a este precioso pueblo de la costa azul francesa, a celebrar el cumpleaños de un buen amigo que conservo de cuando estudié en Singularity University.

mis-amigos-y-las-vistas

Aprovechando la ocasión y, por supuesto, el buen día que hace. Me he perdido paseando por las calles de su ciudadela. Algo que me ha gustado muchísimo es que la ciudad propone algo más que lujo: no ha perdido sus encantos manteniendo su esencia de pueblo pesquero con el puerto rodeado de casitas de colores y callejuelas con vistas increíbles del golfo. Además, la gastronomía de la zona de Provenza es genial para los que al igual que yo, sois seguidores de la dieta paleo.

Si alguna vez pensáis en visitarlo, os recomiendo que os paseis por su mercado provenzal tradicional, está lleno de puestos con productos artesanales de la región y alimentos frescos como frutas, carnes, pescados y quesos. ¡Es todo un manjar para el paladar!

Algo que me ha llamado mucho la atención y que me gustaría contaros, ha sido los hábitos nutricionales de nuestro país vecino. Aquí os dejo varias cosas que me parecen muy importantes para nuestras filosofía de hábitos saludables.

¡Consumir más productos frescos y variados!

En Francia, como ocurre también en Suecia, se apuesta por el consumo de productos frescos del mercado. Puede que por esta razón estos países registran valores más bajos en el ranking mundial de obesidad. Me ha sorprendido muchísimo no ver estanterías llenas de ultraprocesados en mis paseos por Saint Tropez.

No hay por qué temer a la mantequilla

Algo por lo que se les critica mucho a los franceses es por el consumo de mantequilla, un alimento energético perfectamente saludable. Yo personalmente prefiero comer mantequilla antes que margarina o grasas vegetales, utilizadas la mayoría de las veces por la industria ocultas en sus productos.

Durante estos días, he estado probando recetas riquísimas cocinadas con mantequilla, que me han aportado nutrientes como omega 3, omega 6 y el ácido araquidónico. Estos ácidos grasos esenciales refuerzan el sistema inmune de nuestro cuerpo, impulsan el metabolismo y forman parte de nuestras células. Además esta dieta rica en omega 3 y 6 es importantísima para personas que sufren depresión, ya que podría ayudar a que la medicación funcione mejor.

La calidad por encima de la cantidad

En los últimos años, se ha producido un “boom” de los restaurantes tipo buffet en los que se apuesta por la cantidad y no por la calidad. Sin embargo, en Francia aunque es más caro salir a comer a restaurantes, prefieren apostar por productos de calidad comprando sus alimentos en pequeños mercados artesanales, lo que a la larga es algo muy positivo para nuestra salud y estilo de vida.

Cenas más suaves que ayudan a conciliar el sueño

Un error muy común que cometemos, es el de cenar excesivamente cuando llegamos hambrientos del trabajo. Mientras que nuestra primera ingesta del día que nos prepara para afrontar nuestra jornada escolar o laboral muchas veces ni la realizamos. Los franceses suelen gestionar muy bien estas comidas, ya que optan por cenas menos copiosas y a una hora temprana que les permite acostarse antes y descansar mejor.

Aquí os dejo otros temas sobre los que ya he hablado para que os ayuden a seguir con un estilo de vida saludable:

Aprovecha el sol y el buen tiempo para hacer actividades al aire libre.

No cambies tus hábitos de alimentación durante el fin de semana.

Varía tus recetas y conviértelas en opciones más saludables.

Mientras tanto yo voy a seguir disfrutando de las increíbles vistas, que ya me queda poco para volver.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram