¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

5 consejos para comer natural bajo presupuesto

Llevar a cabo un estilo de vida saludable con una alimentación completamente natural puede parecer costosa y lejos de mantenerse bajo presupuesto cuando hay que comer tantas cosas cuyo precio es mucho mayor que el de otros en el mercado. Y es que este punto es uno de los más debatidos, porque se suele tener la concepción errónea de que comer saludable es comer sólo carne de primera en muchísima cantidad. La verdad es que nuestros ancestros eran los verdaderos genios porque, al cazar, no desperdiciaban ni siquiera la espina de un pez o hueso de un animal y esto es algo que podéis imitar hoy en día por sus beneficios nutricionales, sostenibles y también económicos.

Si estáis comenzando a comer de una forma más responsable y queréis ahorrar dinero en la compra semanal o mensual, estos consejos que os digo hoy están especialmente dedicados a gastar conscientemente y mejor.

Comer natural bajo presupuesto:

  1. Planificad con antelación lo que comeréis en la semana y realizad la compra con una lista de lo que utilizaréis realmente. Solemos comprar por comprar y después transcurren los días y ese producto novedoso del súper mercado aún sigue marchitándose en la nevera. Con un poco de planificación y orden, no solo ahorraréis mucho más tiempo en la cocina, sino que evitaréis desperdiciar dinero comprando comida que después tenéis que tirar.
  2. Escoged recetas que podáis cocinar en grandes cantidades y guardarlas para la semana o en el congelador. Si además sean sencillas y sin ingredientes demasiado específicos y sofisticados mejor. Un estofado o una lasaña de carne picada y verduras con dos recetas que podéis hacer con antelación y guardar para más días durante la semana.
  3. Ahorrad comprando por peso. Los frutos secos, la carne, las semillas, el aceite de oliva y de coco podéis comprarlo en un proveedor local que venda al mayor y por peso. Sale más económico y dura mucho más.
  4. Inviertid en cortes de carne de segunda o poco convencionales como los órganos. El hecho de que sean más económicos no quiere decir que sean malos. De hecho, los órganos son mucho más densos en nutrientes que los cortes más magros de carne. Recordemos que los cortes más grasosos son más saciantes, ya la grasa es lo que nos mantiene llenos durante el día y la grasa es el macronutriente que utilzamos como energía.
  5. Compra verduras de temporada y no orgánicas. Es preferible comprar verduras y frutas orgánicas sobre las convencionales, pero esto no siempre es necesario ni posible. Las verduras más nobles como las fresas, arándanos, lechuga y otros brotes si deberían ser orgánicos porque se comen enteros. Pero otras verduras con piel podéis comprarlas tradicionalmente. Invertid en aquellas que salgan mucho mejor en precio por kilo y cantidad, por ejemplo la batata o boniato, la zanahoria, el brócoli, entre otros.

Si queremos ser naturales se puede hacer con un bajo presupuesto, solo hay que organizarse y aprovechar al máximo los recursos que tenemos a nuestra disposición. Cuando claramente comparamos el precio de un kilo de harina, lentejas, pan o azúcar parece una locura gastar mucho más en carne y verduras. Sin embargo hay que recordar que comer sano nos mantendrá mucho más satisfechos durante el día, comeremos menos y estaremos menos ansiosos. Además, podremos evitar muchas enfermedades y ahorraremos en medicinas. La verdadera comparación que debemos hacer es qué alimentos nos benefician más y cómo podemos escogerlos mejor para no comprometer nuestro bolsillo durante en el proceso.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram