¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

5 falsos mitos en la alimentación tradicional

Durante años han sido muchos los mitos y falsedades que han circulado alrededor de la alimentación natural y lo primero es separar los hechos de la ficción.
Es posible que ya hayas escuchado algo sobre la alimentación saludable y muchas veces la información que encontramos en los medios de comunicación más populares puede malinterpretarse.
Por eso, es momento de desmentir todos esos mitos que tan presentes siguen en la actualidad.

1.- “La grasa es mala”. Seguro que son muchísimas las veces que habéis escuchado -y hasta pensado- que no es bueno consumir grasa, porque es perjudicial para el cuerpo o bien porque si queremos perder grasa corporal, no la podemos ingerir.

En primer lugar es muy importante distinguir los tipos de grasa que hay.
Por un lado encontramos las grasas saludables, estas son beneficiosas y necesarias para nuestro organismo y son una buena fuente de energía. Dentro de este grupo se encuentran las grasas monoinsaturadas presentes en el aceite de oliva, frutos secos, yema de huevo o aceitunas, y las poliinsaturadas, como el aceite de oliva que se encuentra en las semillas -omega3- y las grasas localizadas en los frutos secos, pescados y mariscos -omega 6-.

Las grasas que hay que evitar consumir son las hidrogenadas y las grasas trans. Estas son perjudiciales para la salud ya que elevan el colesterol malo y reducen el bueno. Se han demostrado otras consecuencias que tiene el ingerir este tipo de grasa, como que pueden ocasionar pérdida de memoria y además varios estudios han dejado ver que el consumo de estas grasas tienen mayor incidencia de cáncer.

Es muy importante eliminar el consumo de alimentos ultra procesados de nuestra dieta, para así eliminar la ingesta de estas grasas tan perjudiciales.

2.- “El azúcar no es perjudicial”  Esto es lo que nos han querido hacer creer y a día de hoy siguen intentándolo. De ello se encarga la industria, quien años atrás descubrió gracias a numerosos estudios, que el azúcar era perjudicial para nuestra salud. Entonces enterraron dichos estudios con la intención de que sus ventas no bajasen. Cierto es que estos estudios salieron a la luz tiempo después y varios autores de la noticia explicaron que son muchos los años en los que la industria azucarera lleva tratando de engañar a los consumidores con la única intención de proteger su interés económico.

La táctica que llevaron a cabo fue que para evitar que el consumo de azúcar se relacionase con enfermedades como la obesidad, se culpó a las grasas -mito que hemos aclarado anteriormente-.

Por todo esto es muy importante que prestemos atención a los que consumimos, ya que  cuando vamos al supermercado estamos rodeados de productos engañosos, en los que resaltan palabras como light, diet, lowcarb y similares, pero al observar detenidamente los ingredientes y la proporción en la que aparecen en el producto están cargados de azúcar refinada.

3.- “Los hidratos de carbono son la base de la alimentación” La base de una alimentación saludable hasta hoy conocida, son los hidratos de carbono, formados por panes, cereales, arroz y harinas refinadas, siendo un 60% de la alimentación.

Esto es un gran error, ya que son alimentos con un alto índice glucémico, -se procesan rápidamente y pasan a la sangre al poco tiempo de ingerirlos y picos de glucosa muy acentuados-, lo que explica que cuantos más hidratos tomemos, más insulina liberaremos y esto hará que tengamos más necesidad de volver a consumirlos.

Al llevar realmente una alimentación saludable y natural, tomaremos esos hidratos de carbono de las frutas y verduras, lo que nos aportará fibra y grasas que antes eran reducidas. De esta manera se estimula correctamente la hormona de la saciedad, al quedar cubiertas las necesidades de nuestro cuerpo, además de proporcionar energía, lo que no ocurre al basar nuestra alimentación en el consumo de panes, arroz, cereales y harinas refinadas.

4.- “Se deben hacer 5 comidas al día”  Seguramente siempre hayáis escuchado que lo adecuado es realizar cinco comidas al día, de esta manera llegaremos a la siguiente toma sin apenas hambre y evitaremos así atracones o caer en la tentación de comer cualquier cosa. Este aspecto viene explicado por el consumo de carbohidratos, analizado en el punto anterior.

Otro de los argumentos que sirve de apoyo es que comer con frecuencia activa el metabolismo, “el comer menos cantidad pero en más veces hace que se consuman más calorías”, esto es algo completamente erróneo.
Es cierto que al digerir las comidas se activa el metabolismo por el denominado efecto térmico, por ello se tiende a pensar que si en vez de comer raciones mayores no tan a menudo lo hacemos dividiéndolas en más comidas, el cuerpo va a necesitar más energía para procesarla y así aumentará la quema de calorías, lo que es completamente falso, tal y como indican diversos estudios. Lo importante es la ingesta de alimento que realizamos a lo largo del día y por supuesto de la calidad de los mismos. Tened siempre presente que la alimentación debe ser lo más natural posible.

5.- “El desayuno es la comida más importante del día” Otro de los mitos más extendidos en la historia es este. Pero lo cierto es que no hay estudios que expliquen que una comida sea más importante que otra. Este pensamiento cobró gran importancia debido, de nuevo, a la industria, que fomenta el desayunar productos que les reporten un gran beneficio económico, como lácteos con cereales.

No hay evidencia científica que indique que desayunar es mejor o peor para nuestro cuerpo, la clave está en hacer lo que mejor nos siente.

Con respecto a la práctica a largo plazo, una alimentación natural es un estilo de vida que puede introducirse poco a poco. Comenzar a cambiar nuestros hábitos alimenticios e informarnos correctamente sobre lo que comemos es el comienzo de un compromiso con nuestra salud.

Natural Athlete
Autor del post
Natural Athlete

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram