¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¡Stop veneno! 7 razones para cortar con los refrescos

Los refrescos están presentes en la mayoría de los hogares, restaurantes y locales de todo el mundo.

Desde hace más de 100 años la sociedad moderna se ha acostumbrado a estar rodeada constantemente por este tipo de bebidas azucaradas y gaseosas. La publicidad y marketing que usan las grandes compañías de refrescos hacen que incluso sea un orgullo lucir ropa, bolsos o gorras con su logotipo.

El problema está en que la gran mayoría de las personas no saben lo perjudicial que puede ser para la salud, y los que lo intuyen no saben exactamente por qué.

Existen muchos tipos distintos de refrescos y de muchas marcas, pero todas tienen algo en común y es las cantidades ingentes de azúcar que contienen. Muchos pensaréis ¿y las llamadas “zero”? ¿son mejores al no llevar azúcar? Lamento deciros que no. No son mejores que las que llevan azúcar, ya que para conseguir el sabor dulce tan característico hace falta recurrir a otros productos que nos perjudican tanto o más que el azúcar.

Daña los dientes

El azúcar es muy perjudicial para los dientes, ya que promueve la formación de bacterias en la boca que crean daños importantes en el esmalte de los dientes. No solo los amarillean como el café y el té, sino que además acelera el desgaste y los debilita.
Sin embargo el azúcar no es el único componente de los refrescos que daña los dientes. Prácticamente todas las bebidas gaseosas contienen ácido fosfórico. Este ácido tiene un PH bajo, erosionando los dientes a mayor velocidad y permitiendo la formación de bacterias en la boca.

Causa sobrepeso y obesidad

Al contener tanta cantidad de azúcar, el consumo excesivo de refrescos y gaseosas favorece el sobrepeso y la obesidad.

Los refrescos de cola están fabricados a partir de sirope de maíz (uno de los peores azúcares que existen). Cada lata de 330 ml contiene aproximadamente 43 gr de azúcar. Esto equivale a comerse dos cucharadas abundantes de azúcar. Si multiplicamos esto por una media de 46,7 litros (dato del estudio “Consumo de bebidas refrescantes en España“) de refresco al año por persona (menos de media lata al día) sale la increíble cantidad de 6,39 kg de azúcar al año. ¿Te imaginas comerte a cucharadas tanto azúcar? Pues es lo que la media de personas toma sin darse cuenta. 

Aumento de los triglicéridos en sangre

Cuando tu cuerpo recibe más energía procedente del azúcar de la que necesita, se sufren picos de azúcar en sangre y el hígado libera insulina. Al estimular en exceso el hígado todo ese azúcar se transforma en triglicéridos.

Hay que tener en cuenta que los triglicéridos son una de las causas más importantes de tener ataques cardíacos y de sufrir problemas cardiovasculares.

Disminución de la densidad ósea

El ácido fosfático no solo daña los dientes como hemos dicho antes, sino que además daña seriamente los huesos, afectando a su densidad y resistencia.

Este ácido es un antinutriente, lo que significa que impide la absorción de otros nutrientes en nuestro cuerpo. Cabe mencionar que este ácido es un químico industrial creado en laboratorios, e incluso lleva arsénico.

Los edulcorantes también son malos

Es verdad que existen refrescos que no contienen azúcar, sin embargo esto no los libra de ser perjudiciales.

Existen 4 edulcorantes baratos y muy perjudiciales que son los que se utilizan en este tipo de refrescos: aspartamo, sacarina, acesulfamo-K y sucralosa. Todos estos edulcorantes son químicos y su consumo excesivo puede conllevar grandes problemas de salud.

Muchos consumen productos “light” o “zero” pensando que son una opción sana o para adelgazar, pero es completamente falso. Aparte de que no aportan nada a nuestro cuerpo y existen experimentos en los que se ha determinado que pueden aumentar las probabilidades de generar cáncer, se ha demostrado que estos edulcorantes incrementan la ansiedad por la comida, lo que a la larga hace que se aumente de peso. 

Existen refrescos y “bebidas con zumos de frutas” que sin avisarlo contienen dichos edulcorantes. Es un veneno encubierto.

Incrementa el riesgo de padecer diabetes

Por supuesto, el azúcar no solo daña todo lo que hemos mencionado anteriormente, sino que además incrementa los niveles excesivos de glucosa en sangre. Esto genera picos de azúcar, dañando el hígado. Esto puede desembocar en una diabetes.

Adicción a los refrescos

El azúcar que contiene actúa como una droga en nuestro cuerpo, lo que a la larga genera adicción. Dicha adicción no es tomada en cuenta por muchas personas de la sociedad, pero afecta a millones de personas en todo el mundo.

 

Los refrescos y gaseosas son muy perjudiciales para la salud y es un enemigo que tiene a toda la sociedad rodeada. Opta por otro tipo de bebidas igual de ricas y mucho más sanas como zumos naturales, smoothies, limonadas o aguas de sabores. ¡Cualquier opción siempre será mejor que un refresco! 😀

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram