¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Alimentación Infantil. ¿Alimentamos bien a nuestros hijos?

Si bien la consciencia de una buena alimentación va en ascenso, las dudas acerca de cómo alcanzarla también. A pesar de toda la información disponible, ésta es tan contradictoria -y mucha agarrada por los pelos- que ha hecho que la desinformación sea mayor. Siendo uno de los temas en los que veo más dudas, la alimentación infantil.

¡Y no es para menos! Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Tasa Mundial de obesidad en niños y adolescentes aumentó de un 1% a un 6-8% entre 1975 y 2016; y el número de personas obesas entre 5 y 19 años se multiplicó por 10 a nivel mundial.

En España también es un problema de Salud Pública. A pesar de que no somos el país con mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad en Europa (estos son Grecia e Italia), sí que estamos entre los primeros. Según un estudio realizado a la población pediátrica en España (Aladino), el sobrepeso infantil es en promedio del 23% y la obesidad en alrededor del 18%.

¿Alarmante? ¡Bastante! Sobretodo porque es una tendencia que ha ido en aumento.

En este sentido, las áreas claves para prevenir sobrepeso y obesidad infantil son: alimentación, actividad física, y programas escolares y comunitarios enfocados en el tema.

¿Y por qué tanto revuelo?

Muchas personas le quitan seriedad al tema diciendo: “ya bajará de peso cuando crezca”, o “en cuanto se estire se verá más flaco”; y es porque realmente no son conscientes de las complicaciones que pueden arrastrar a futuro las personas que tuvieron sobrepeso u obesidad en su niñez:

  • Es más probable que se mantengan en sobrepeso u obesidad;
  • Tienen más riesgo a sufrir complicaciones de salud graves, y a desarrollar enfermedades en edades tempranas; como se está viendo actualmente con las cardiopatías y la diabetes mellitus tipo 2 (enfermedad que hace unos años NO existía en niños).

Por lo que tomar medidas tempranas, ayudará a mantener un peso normal y a mejorar la calidad de vida desde la infancia y para toda la vida.

Pero, ¿de quién es la culpa?

Podría hacer un post sólo de esta respuesta, sin embargo -y para resumir-, las causas que me parece han tenido más influencia son:

  • La llamada “modernización alimentaria”, que ha hecho que la mayoría de los platos que se consumen hoy en día sean a base de alimentos ultraprocesados, característicamente ricos en conservantes, colorantes, azúcares y/o edulcorantes; y
  • La desinformación que aún existe por parte de las personas responsables de la alimentación de los niños, en la casa y en las escuelas.

Desinformación por la confusión de creer en declaraciones y slogans que venden un producto como “orgánico”, “sin calorías”, “sin azúcares”… pero lleno de conservantes, edulcorantes, y grasas trans. Todo lo cual deriva en desconfianza y confusión.

Los invito a que pongan en duda todos los beneficios que nos venden de un producto a través de las propagandas, a ¡que sean más curiosos con lo que compran!

alimentación infantil

Factores genéticos. ¿Mito o Realidad?

Si bien la obesidad tiene una influencia genética, es una enfermedad en la que también influyen elementos externos como la alimentación, la actividad física, y factores socio culturales.

Dejamos de escudarnos detrás de la excusa “genética” -si bien hay casos que son la excepción, la mayoría NO-, pues muchas personas justifican el alto consumo de azúcares y comida rápida diciendo: “es que en mi familia todos somos gorditos. Si hago dieta igual no voy a bajar de peso”. ¡Eso no funciona así!

Recordemos que el peso NO es lo único que determina nuestra salud. Además, la nutrigenómica (disciplina que estudia la regulación de los genes a través de la dieta), ha demostrado cómo la expresión de nuestros genes puede modificarse a lo largo de nuestra vida mediante nuestra alimentación.

El poder está en nuestras manos. O mejor dicho… ¡en nuestros platos!

¡Rompamos el ciclo de obesidad!

Si queremos reducir el riesgo de expresar genes que predisponen a la obesidad (o a otra enfermedad), empecemos a hacer cambios en nuestro estilo de vida y el de nuestros seres queridos; siendo la alimentación infantil un factor clave para esto.

Por lo que, si en tu familia hay predisposición de sufrir obesidad, cambiando tus hábitos podrias hacer que este riesgo empiece a disminuir en las siguientes generaciones. Que, en mi opinión, es lo contrario a lo que se ha venido haciendo. ¡Absurdo!, ¿no?

Enfoquémonos en la solución y no en el problema.

Si bien la influencia genética es un factor que no controlamos, la expresión de esos genes ¡sí! Para bien o para mal. Evalúa si el estilo de vida actual de tus hijos, está alineado con una imagen de salud a futuro, libre de enfermedades y obesidad. Si no es así, ¡manos a la obra!

En resumen, los factores externos que serán nuestros aliados para reducir el sobrepeso y la obesidad infantil son: la alimentación, la actividad física, y el entorno.

alimentación infantil Alimentación infantil saludable:

Es importante entender que los requerimientos aumentarán o bajarán dependiendo de la edad del niño. Sin embargo, sí que hay recomendaciones generales que son básicas en la alimentación infantil:

  • Evitemos obsesionarnos con la delgadez: Si bien es importante que nuestros hijos tengan un peso saludable, también lo es evitar obsesionarlos con su peso; esto puede generar trastornos alimentarios como bulimia o anorexia. La comida es un medio para compartir, no es recomendable que los niños se sientan excluidos en las reuniones o culpables por tomar algún alimento “no saludable”; si deciden no comer algo, la idea es que lo hagan porque quieren, sintiéndose cómodos con la elección.
  • ¡Frutas y vegetales en cantidades! Son una de las principales fuentes de vitaminas y minerales, esenciales para el correcto crecimiento y desarrollo del niño. Educa a tu hijo para que vea a las frutas como el postre ideal y la merienda perfecta (incluso como ingredientes en las ensaladas); y usa los vegetales para incluirlos como acompañantes de las comidas, e inclusive como ingrediente en preparaciones como tortitas (¡en mi blog doy más ideas!). Son opciones que no quitan mucho tiempo para preparar, pero que ¡enriquecen en gran medida sus comidas!
  • Mientras más variedad ¡mejor! Más variedad en los componentes que conforman el plato de los niños, garantiza un mayor consumo de todos los nutrientes que necesita para su crecimiento; además, lo ayudará a familiarizarse mejor con ellos, evitando su rechazo a futuro. Para esto, busca variar las frutas y vegetales que compras, y alterna los acompañantes (incluye también yuca, batata, entre otros que tienen mayor contenido de fibra).
  • No olvides la proteína: son el componente esencial para formar órganos y tejidos, ¡recuerda que están en pleno crecimiento! Aprovecha la preferencia de los niños por los huevos, y la versatilidad de los lácteos (que pueden llegar a ser opciones de meriendas muy prácticas).
  • Más fibra, más salud: un buen consumo de fibra y una buena hidratación ayudará a mejorar su función intestinal, y a evitar picos de glucemia en sangre. Tus mejores aliados serán las frutas, los vegetales, y los alimentos integrales.
  • El Agua entre las preferidas: es recomendable educar el paladar de nuestros hijos a fin de que rechacen NATURALMENTE productos ricos en azúcares como refrescos y zumos. Podemos hacer en nuestras casas aguas saborizadas con frutas o infusiones naturales y así brindar más opciones de bebidas.
  • Prediquemos con el ejemplo: parte de la conducta de nuestros hijos se forma en base a la imitación de modelos. Por lo que si, más allá de cuidar la alimentación de nuestros hijos, cuidamos también la nuestra, ¡el éxito será mayor!
  • Planifiquemos para lograr la meta: el estilo de vida actual nos deja cada vez menos tiempo para actividades tan importantes como la alimentación de nuestros hijos. Adelantar los fines de semana preparaciones para la semana, facilitará el armado de las mismas y evitar comer menús improvisados, poco balanceados y nada saludables.

alimentación infantil Reducir los entornos obesogénicos y fomentar la actividad física:

El que nuestros hijos crezcan en ‘entornos obesogénicos’, favorece el desarrollo de sobrepeso u obesidad. Cada vez son más comunes los ambientes que favorecen el sedentarismo (pasar más tiempo viendo TV, jugando videojuegos, o frente al ordenador), y el consumo de alimentos ricos en azúcares y grasas (influído por la publicidad y por estar más accesibles en lugares como las cantinas escolares).

Es importante que como padres busquemos generar entornos para nuestros hijos que sean más saludables. Para esto podemos:

  • Favorecer la actividad física al inscribirlo en alguna actividad o deporte,
  • Garantizar el consumo de mejores meriendas con snacks saludables, o
  • Promover la venta de alimentos más saludables en la cafetería de su colegio.

La mejor herramienta: Prevención basada en La Educación.

A fin de cuentas, el ajetreado estilo de vida actual, y la influencia de los medios de comunicación, hace difícil controlar la alimentación de nuestros hijos. Por lo que la educación en alimentación infantil es esencial para garantizar que nuestros hijos adopten conductas alimentarias saludables. Habla con ellos sobre la importancia de comer bien, ¡seguro te entenderán!

Por otra parte, no olvides que nuestra responsabilidad como padres no termina con la preparación de los alimentos, sino que también debemos velar porque en las escuelas de nuestros hijos se apliquen programas nutricionales que permitan un trabajo conjunto entre padres y profesores, de la mano con las cantinas y/o comedores escolares, para lograr modificar conductas no saludables, hasta alcanzar estilos de vida saludables.


Conoce más de nuestros post y algunas de las recetas originales que he hecho en nuestro Blog. Además, ¡no pierdas la oportunidad de conocer los productos que amamos en nuestra página web!

natural athlete

#SoloTieneCosasBuenas

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram