¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¿Cómo desarrollamos nuestros productos?

Como ya hablamos en nuestro post sobre sueño o realidad, Natural Athlete nació de la necesidad de cambiar el mundo a través de los alimentos. Tanto Octavio como yo nos dimos cuenta de que la alimentación saludable, sin aditivos artificiales, sin alimentos ultraprocesados, sin gluten, sin azúcares y solo con ingredientes que son buenos para nuestra salud, mejoró nuestras vidas de forma radical.

Sabíamos que, aunque iba a ser duro y difícil, podíamos transformar la manera en la que vemos la comida y la forma en la que nos alimentamos, por lo que decidimos comenzar a crear nuestros propios productos saludables, mediante un proceso de estudio e investigación profundo sobre nuestra alimentación y el modelo de alimentación tradicional.

Mi interés hacia la nutrición fue tal, que decidí especializarme en Nutrición por la Universidad de Cádiz, y Octavio aprovechó su background en economía y marketing para estudiar profundamente la evolución de la alimentación e industria alimentaria.

A partir de ese momento, comenzó un camino largo pero muy gratificante, a base de prueba y error, creando nuestras propias recetas caseras, las cuales no encontrábamos en las tiendas de toda la vida, haciendo tests y descartando opciones.

Manos a la obra

Para comenzar, hicimos una lista de productos inicial con los que queríamos empezar a trabajar. Teníamos muchas ideas pero teníamos que centrar el tiro. Una vez los teníamos, lo siguiente era crear las recetas de cada uno de ellos que hicieran que nuestros productos no solo fueran saludables, sino que estuvieran riquísimos también.

Cocinamos muchas recetas, la mayoría en nuestras propias cocinas, como la granola, que está basada en la que llevo desayunando desde 2013, o las barritas, cuya receta base hasta está publicada en el blog.

Hicimos montones de intentos e infinidad de pruebas con nuestro equipo, en la oficina. Algunas veces el resultado era buenísimo y otras no tando :). Era muy divertido ver las caras cuando algo no salía todo lo bien que esperábamos 😀

Al final conseguimos productos de los que estamos tremendamente orgullosos.

En busca de nuestro fabricante perfecto

Por otro lado, la búsqueda de proveedores y fabricantes fue más complicada. No sólo porque era necesario que siguieran nuestra filosofía, sino por los requisitos a los que no podíamos renunciar: nuestros alimentos tenían que ser totalmente naturales, no podían contener aditivos artificiales, ni azúcar, ni gluten y tenían que ser fabricados con los ingredientes elegidos y siguiendo fielmente nuestra receta. No era fácil.

Pero como todo en la vida, todo llega a quien sabe esperar y persevera. Tras muchas búsquedas, contactos y negociaciones, encontramos los mejores fabricantes para cada uno de los productos. Esto supone que tenemos fábricas en Austria, Hungría, Polonia, República Checa, Irlanda y España y, aunque parezca un follón trabajar con fábricas en tantos países, es lo mejor para tener los mejores productos y estamos muy contentos con el resultado.

La importancia de un buen packaging

Por último, teníamos el reto del packaging. Teníamos una idea en la cabeza muy específica. Una imagen de marca con mucha personalidad, llamativa y que se alejara de la tradicional bolsa marrón o blanca que parece que inunda todas las secciones de producto ecológico. Un packaging que demostrara ser de un producto natural, pero que a la vez fuera atractivo.

La verdad es que hicimos un concurso de ideas y en cuanto vimos el “germen” de lo que hoy es nuestro diseño nos enamoró. Era lo que teníamos en la cabeza. Pero para ser completamente honesto, la línea por la que empezamos a trabajar iba muy mal encaminada. Por fortuna, cuando casi estábamos listos para empezar a producir decidimos hacer un Focus Group con clientes potenciales para ver qué les parecía. Y salió fatal. Gustó, pero no transmitía lo que queríamos. Cundió el pánico en aquellos momentos, pero fue lo mejor que nos pudo pasar. Decidimos tomar el toro por los cuernos y reinterpretar el diseño. Y digo que fue lo mejor que nos pudo pasar porque hoy estoy convencido de que tenemos un packaging precioso, vistoso y que transmite lo que queríamos –todo eso después de volver a pasar el filtro de un nuevo Focus Group :)–

Este último revés supuso un nuevo retraso en el lanzamiento pero dicen que lo bueno se hace esperar y, si eso es cierto, Natural Athlete es algo muuuy bueno :).

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram