¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

El azúcar oculto en una dieta supuestamente saludable

La preocupación por la salud y la alimentación es un tema que cada vez afecta más a la sociedad, como consecuencia de esto, son cada vez más personas las que llevan una dieta saludable, apostando por alimentos de calidad y dejando de lado los productos ultraprocesados -los cuales contienen un alto porcentaje de azúcares añadidos y otros componentes nocivos para la salud-.

El problema está cuando compramos alimentos que creemos que son saludables a simple vista, pero que tras observar sus componentes, comprobamos que están cargados de azúcar y no somos conscientes de cómo ese alimento, que creíamos que encajaría perfectamente en nuestra dieta, puede tirarla por la borda.

Entonces, ¿realmente sabemos cuánto azúcar estamos consumiendo cuando seguimos una dieta supuestamente saludable?

El azúcar oculto es un gran problema, ¿sabíais que más del 80% de los azúcares que ingerimos están en alimentos procesados como las salsas o los refrescos y no somos conscientes que lo estamos tomando?.
Según el estudio de ENRICA encargado en 2011 por AECOSAN, se llegan a consumir 34 kilos de azúcar por persona y año en España. Y aún así, ¿crees que no consumes una cantidad desorbitada de azúcar?
Para poder darnos cuenta de esto, es muy importante fijarnos en las etiquetas nutricionales e interpretarlas correctamente.

Pero no sólo debemos prestar atención a la palabra “azúcar”, éste es su nombre genérico y tiene otros muchos como:

  • Sacarosa
  • Fructosa
  • Glucosa
  • Jarabe de maíz de alta fructosa
  • Maltrosa
  • Miel
  • Dextrosa o concentrados de zumo de frutas.

Es muy importante la lectura y comprensión de las etiquetas, ya que hay una gran cantidad de productos que pretenden vendernos con la idea de “comida sana”, “comida saludable” “light” o “natural” y que realmente, al ver los ingredientes que lo componen, no es tan saludable como la industria nos quiere hacer creer.

Estos son algunos de los alimentos que introducimos libremente en una dieta saludable y que realmente no lo son:

Salsas y aderezos: Hay que tener mucho cuidado con lo que ponemos de acompañamiento en nuestras comidas, ya que la mayoría de las salsas y aderezos contienen una gran cantidad de azúcar en su composición.
Un claro ejemplo es lo que ocurre con la Ensalada César, ya podemos poner pollo a la plancha y verduras, que si echamos la salsa que la acompaña, se pierde todo lo saludable de nuestro plato.
Otra de los acompañamientos que más gustan es el ketchup, y fijaos cuanta cantidad de contiene que una cucharada sopera de esta salsa contiene una cucharada de postre completa de azúcar. Y esta es una de las salsas que más se suele utilizar, sobre todo como acompañamiento en los platos de los niños.

 Tomate: Normalmente todos los tomates fritos que podemos encontrar en las tiendas están cargados de azúcar, (una lata de 150g puede contener 3 cucharadas y media (pequeñas) de azúcar) ya que la forma más fácil y rápida de endulzar algo, es poniéndole este componente. Por eso os recomendamos que hagáis vuestro propio tomate casero, así evitareis tomarlo cargado de azúcar y aditivos.
Si no sabéis cómo prepararlo, aquí os dejamos nuestra propia versión saludable, sin azúcar, sin aditivos y ¡deliciosa!

 Agua con sabor: Está claro que para llevar una alimentación saludable es muy importante hidratarnos bien, esto significa beber más o menos  2 litros de agua diarios; pero es cierto que para muchas personas beber tanta cantidad de agua les resulta pesado, y de esto también se aprovecha bastante la industria, por ello crean las botellas de agua con sabor.
A simple vista puede parecer saludable, ya que el agua es el principal componente, pero esta bebida está cargada de azúcar (una botella de 500ml de agua puede contener hasta 4 cucharadas pequeñas de azúcar) y aditivos para poder conseguir ese sabor; ¿quién podría pensar que algo tan saludable como el agua podría llegar a conseguir el efecto contrario?.

Pero tranquilos, que si sois de los que les encanta el agua con sabor, os proponemos estas formas de hacer vuestra propia agua con sabor.

Yogures bajos en grasa: Este es quizá el error más frecuente, creer que algo “bajo en grasa” es saludable, simplemente por el pensamiento extendido, desde hace más de 50 años, que el principal problema de una mala alimentación son las grasas – y no el azúcar- Pero nada más lejos de la realidad. En este artículo os explicamos lo saludable que es la ingesta de grasas “buenas” para nuestro organismo, y los tipos que hay.

Que un alimento sea bajo en grasa no es sinónimo de saludable, ni de libre de azúcar. De hecho si miramos detenidamente los ingredientes en un yogur “bajo en grasa”, un yogur “bajo en grasa” puede contener hasta 20gr de azúcar, lo que equivale a 5 cucharadas pequeñas de azúcar.


El
azúcar oculto es un problema, el desconocimiento de la cantidad que estamos tomando tiene graves consecuencias para nuestro cuerpo. Puede que tengamos la intención de alimentarnos correctamente, pero no lo conseguiremos si no somos conscientes de todo el azúcar que estamos tomando.

Recordad la importancia de leer y comprender bien las etiquetas nutricionales para evitar estos problemas.

Natural Athlete
Autor del post
Natural Athlete

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram