¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

El colesterol no es malo, es necesario

¿Por qué necesitamos el colesterol?

El colesterol es bueno ya que es una sustancia natural que se encuentra en nuestro cuerpo y además es necesaria para que funcionen todas las células. Empezando por ahí, quedan desmentidas afirmaciones como que “el colesterol es malo” o “se debe ingerir alimentos que contengan la mínima cantidad de esta sustancia”. La gente cree que si comemos grasa, esa grasa va a la sangre y tapona las arterias y eso es totalmente falso. El colesterol es un elemento necesario para el correcto funcionamiento del plasma sanguíneo y realiza un buen número de funciones importantes. El cuerpo necesita colesterol también para fabricar hormonas, ácidos biliares, vitamina D, y otras sustancias.

Partiendo de esa base, ¿qué significado tiene la tan escuchada frase “cuidado, que eso sube el colesterol”? Ninguno. La televisión y la industria del consumo de nuestros días nos han hecho creer que hay alimentos que no podemos comer para que no nos suba el colesterol y otros que son buenos para reducirlo. Es verdad que hay alimentos que contienen colesterol pero eso no significa que sea malo ni que todo el colesterol de nuestro cuerpo provenga de la comida.

Tipos de colesterol: el bueno y el malo


La mayor parte del colesterol se crea en el hígado y una pequeña parte proviene de la alimentación. Hasta hace relativamente poco tiempo, los doctores estimaban que el colesterol era alto si sobrepasaba el límite de 220 mg/dL (miligramos por decilitros). Entonces tenías colesterol. Pero en esa afirmación radicaba un craso error del que ahora somos conscientes: el colesterol está compuesto por algo más.

El colesterol está compuesto por dos lipoproteínas: HDL, que es el conocido como colesterol bueno y que se encarga de arrastrar el colesterol que se queda en las arterias por nuestra sangre. Y por LDL, que es el colesterol malo y hace lo contrario, es decir, lleva el colesterol desde el hígado a las arterias. Si se produce un nivel alto de este colesterol en sangre es cuando corremos riesgos de sufrir enfermedades coronarias.

El problema es el azúcar, no el colesterol

Muchos médicos siguen recomendando que las personas con un colesterol total alto eviten las comidas ricas en colesterol, como los huevos o la carne, pero cada vez hay un consenso mayor sobre la inutilidad de este consejo. 

Además, en un estudio codirigido por Mozaffarin, cardiólogo estadounidense, epidemiólogo, y decano de la Gerald J. Dorothy R. Friedman y la Escuela de Nutrición y Ciencias Políticas en la Universidad de Tufts, se muestra que las recomendaciones para evitar el consumo de grasas saturadas no ayudan a bajar los niveles de colesterol. De hecho, el Confidencial se hacía eco hace ya un par de años de un estudio publicado en la revista Time donde ya se ponía en entredicho que la grasa fuera mala y se apuntaba directamente a los carbohidratos y al azúcar como base de la mala alimentación.

Por cierto, aquí os dejamos algunas recetas riquísimas con carne para que os unáis a la reivindicación de que el problema no es el colesterol, sino el azucar:
Cordero lechal con romero al horno.
Secreto ibérico a la barbacoa.
Costillas a la parrilla con puré de tupinambos.

¿Qué os parece? Al final se confirmará que nuestros antepasados se alimentaban mil veces mejor que nosotros. ¡Seguimos en contacto por aquí y por mis redes! 😉

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram