¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

El debate de las legumbres en la dieta saludable

Como ya sabéis, somos unos grandes admiradores de los distintos tipos de estilos de vida saludables que existen. De acuerdo con la personalidad, gustos, tolerancia, ética o religión cada uno es libre de escoger la mejor alternativa. Por supuesto, una alternativa natural y beneficiosa para la salud. Nuestra filosofía alimentaria es muy cercana a la dieta saludable. Es por esto, que nos gustaría aportar nuestro granito de arena al debate de la aceptación de las legumbres en la dieta saludable.

Dentro de este estilo de vida no hay tema más controversial que el si o no comer legumbres y es cierto que en ambas posturas existen argumentos válidos y comprobados.

Empecemos

Primero hay que aclarar qué exactamente es una legumbre. ¿Vosotros sabéis que alimentos caen en esta categoría? Una legumbre son los alubias, las judías, los judiones, garbanzos, habas, lentejas, entre otros.

Las legumbres se consideran saludables, pero entran en contradicciones con los practicantes más estrictos del estilo de vida naturalporque pareciera que no lo son. Sí es verdad que las legumbres son una fuente rica en fibra y con una cantidad de proteína vegetal buena, son nutritivas y tienen vitaminas y minerales; pero también es cierto que contienen las famosas lectinas, fitatos y otros antinutrientes que los “saludables” estrictos tienden a rechazar.

¿Són o no son saludables?

Si eres o has estado en contacto con alguien muy estricto en la Dieta saludable habrás escuchado que de ninguna manera las legumbres fueron parte de la dieta de nuestros ancestros y que consumirlas es tóxico para nuestro organismo. Sin embargo, cada vez hay más evidencia de que la Dieta saludable no es una sola, sino que más bien hay muchas y que a través de estos descubrimientos podemos seguir conociendo más sobre nuestra especie.

Sobre los argumentos en contra, os explicamos mejor cuál es la evidencia que existe sobre ellos.

  • Las legumbres no eran parte de la dieta de nuestros ancestros:

En el 2013, el Dr. Stephan Guyenet publicó un artículo que demostró que sí eran parte de la dieta de nuestros ancestros al encontrar restos de legumbres en las placas dentales de los Neandertales. Incluso presentó evidencia de aborígenes australianos que también se alimentaban de las semillas y de la goma interior de los árboles Acacia, que son básicamente una legumbre.

  • Debemos evitar las legumbres porque tienen lectinas:

Las lectinas son un tipo de proteína que se adhiere a las membranas celulares y pueden detener el crecimiento, dañar las paredes del intestino e interferir con el buen funcionamiento del páncreas. ¿Suena súper grave, verdad? No tan deprisa. Todo esto sucede si se comen legumbres crudas y los humanos las comemos cocidas donde se neutralizan casi la totalidad de las lectinas.

Además, más de 53 alimentos que supuestamente sí son saludale tienen lectinas, como las zanahorias, el calabacín, las cerezas, las frambuesas, las uvas, los hongos y hasta el ajo. Lo que claramente no significa que dejaremos de comer estos alimentos, sino que debemos prepararlos correctamente.

  • Las legumbres contienen ácido fítico:

El ácido fítico es el depósito de fósforo presente en granos, algunos vegetales, frutos secos y semillas. Los humanos no están hechos para digerir esta sustancia porque previene la absorción de nutrientes importantes, contribuyendo a una deficiencia de minerales.

Esto sí es cierto pero también es verdad que podemos tolerar pequeñas cantidades de fitatos y, al igual que las lectinas, muchos alimentos que no son legumbres – y son naturales- tienen ácido fítico: las almendras, las nueces pecanas, la espinaca y la acelga. La verdad es que el ácido fítico solo se adhiere a algunos minerales y, en el caso de las legumbres, el proceso de remojo lo neutraliza casi todo.

¿Qué opinamos?

Lo que decimos siempre, seáis o no saludable, llevéis la dieta natural que llevéis. Escuchad vuestro cuerpo. Si os gustan y os sientan bien, adelante. Las legumbres además de estar buenísimas, son una gran fuente de fibra y proteínas. Para aprovechar sus beneficios y digerirlas de la mejor manera posible, comedlas de forma ocasional y en cantidades pequeñas.

Eso sí, tratad de adquirir legumbres orgánicas evitando los tratamientos artificiales que se administran durante su cultivo como pesticidas o plaguicidas. De esta manera, ingeriréis el producto más natural y saludable posible.

 

¿Vosotros qué opináis sobre las legumbres?

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Comentarios

3 Comentarios
  1. posted by
    Adriana Delgado
    Ago 12, 2016 Reply

    Muchas gracias…. Había dejado por completo las leguminosas!!!! Me siento contenta de poder incluirlas de vez en cuando!!!!

    • posted by
      Niklas Gustafson
      Ago 16, 2016 Reply

      Me alegra que te haya sido útil la información 😉

  2. posted by
    Katherine
    Jul 27, 2017 Reply

    Hace rato me viene dando vueltas comenzar con la dieta paleo, ya 2 meses de crossfit de lunes a viernes, casi cero harinas y evito los azúcares, muchas gracias x la info compartida, como 1 vez cada 15 dias legumbres, te encontré justamente buscando el porque de su exclusión, te robaré ideas y recetas!!!
    Un abrazo desde Argentina

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram