¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

El fin de la pirámide alimentaria tradicional

La Industria alimentaria: El Pinocho del siglo XXI

Desde que somos muy pequeños, la pirámide nutricional de USDA es quizás la pirámide nutricional más conocida a nivel mundial. Por si no lo sabías, se diseñó en 1992, y sus recomendaciones se fueron adoptando hasta convertirse en los consejos estándar sobre nutrición en todo el mundo.

Lo que no nos contaban, es que la industria alimentaria, más que Pepito Grillo dando consejos, jugaba el papel de Pinocho, ya que se ha demostrado que dicha pirámide, ha sido responsable de muchos problemas de obesidad, diabetes y síndrome metabólico.

Como ya os analicé en el post sobre la pirámide tradicional, en la versión original de la pirámide americana, las primeras recomendaciones datan de 1940 donde se dividían los alimentos en 6 o 7 grupos y se recomendaba comer a diario cada grupo, y ya en 1977 fue cuando se redujo el consumo de grasas al máximo y se aumentó el consumo de carbohidratos hasta un 60%, debido a la presión ejercida desde la industria alimentaria, especialmente por la Asociación del Azúcar.

La pirámide tradicional como guía alimentaria

En España, La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) presentó la primera versión en 2004, diferenciándose de la americana al separar el consumo de carne, pescados, ave, huevos, legumbres y frutos secos. Pero en términos generales era prácticamente igual.

Como ya escribí en mi libro Cambia lo que comes y cambiarás el mundo, sigue siendo un error  que se dé más importancia al consumo de arroz, cereales y sus derivados, que a las verduras, frutas, bayas y frutos secos, que han sido la base de la alimentación del ser humano durante millones de años.

Pero sobre todo, algo que no termino de encajar, es cómo era posible que se incluya, (aunque sea en mínimas cantidades), dulces, caramelos, e incluso bollería industrial, siendo supuestamente una pirámide de consejos fundamentales para nuestra salud, desarrollo y bienestar. ¿Acaso este tipo de alimentos tienes algún nutriente beneficioso para nosotros? Sería como incorporar el tabaco en unas recomendaciones de salud.

La nueva pirámide saludable 2017

En 2017, la SENC diseñó la nueva pirámide SALUDABLE, que presenta aciertos, como por ejemplo, el incluir un estilo de vida activo o el consumo diario de frutas y verduras.

Pero hay otros aspectos que siguen sin convencerme. Una pirámide alimentaria tiene que primar el beneficio del ser humano y olvidarse de lo que es económicamente rentable, por lo que debería promover principalmente la ingesta de frutas y verduras, acompañada de frutos secos y bayas como base y no la de los carbohidratos como representan.

Tampoco diferencian los tipos de carnes, algo que me resulta muy difícil de comprender, ya que es importante distinguir entre carnes rojas de calidad como pueden ser los embutidos naturales o vacas alimentadas de pastos, de una carne ultraprocesada compuesta de gran cantidad de sulfitos o procedentes de vacas hormonadas o las que se les ha suministrado antibióticos.

Por último, para mi sorpresa al observar la cima de la pirámide, es que se siguen recomendando aunque sea de manera ocasional, dulces, caramelos, incluso bollería, cosa que me parece ilógica y sin ningún sentido, mires por donde lo mires.

La nueva pirámide natural

Como ya he dicho muchas veces, numerosos estudios indican que la composición de la pirámide alimentaria, tanto la de 2004 como la actual de 2017, es errónea y por eso, desde Natural Athlete decidimos proponer una pirámide alimentaria muy distinta, destinada sobre todo a favorecer tu salud, compuesta sobre todo de frutas, verduras, frutos secos, bayas, proteína y grasas.

¡Aliméntate de frutas y verduras!

Nunca olvides que para llevar una buena alimentación y mantener tu cuerpo nutrido, debes basar tu alimentación en el consumo de frutas y verduras, eligiendo entre todas ellas las que contengan menor cantidad de almidón y azúcar. En definitiva, ésta debe ser la base de nuestra pirámide alimentaria, eliminando el consumo de cereales, pasta, arroz y derivados.

¡Las grasas no son malas!

No me cansaré de repetirlo, las grasas no son malas. Además de ser saludables, nos sacian y aportan gran cantidad de energía a nuestro cuerpo. Lo importante no es sólo la cantidad de comidas que ingerimos, sino “la calidad” de ésta. Existen muchos alimentos ricos en grasas saludables que puedes comer, como son los huevos, el aguacate, los frutos secos, semillas, legumbres como la soja y el cacahuete y pescados naturalmente grasos como el atún, salmón, sardinas.

Por último, en la cúspide están los lácteos. Es verdad que mucha gente no los tolera bien, pero si intentas que sean siempre orgánicos y sin desnatar o refinar, serán saludables y ricos en nutrientes. También puedes optar por aquellos fermentados, es decir, ricos en probióticos -bacterias buenas para la salud gastrointestinal del organismo.

Si quieres seguir aprendiendo un poco más sobre este tema, he escrito varios posts relacionados con ello:

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram