¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

El papel de la microbiota en las enfermedades del siglo XXI

Ya os había hablado anteriormente sobre este tema y cómo influye lo que comemos en la microbiota, sin embargo no había hecho hincapié en la gran importancia que tiene la composición de ésta en nuestra salud y como cambiando nuestra alimentación podemos evitar muchas enfermedades.

Las últimas investigaciones realizadas en microbiota intestinal, establecen una gran relación entre muchas de las enfermedades más comunes en nuestra sociedad y la composición de nuestra microbiota. El estudio en este campo tiene una gran relevancia en nuestra salud, es por eso que el interés en este tema está incrementándose a pasos agigantados, aunque aún hay muchos interrogantes.

Hoy quiero explicaros qué es la microbiota, y la importancia que tiene en ésta adquirir unos correctos hábitos dietéticos.

¿Qué es la microbiota?

Por si no lo sabías, la microbiota es un conjunto de microorganismos que se encuentran en diferentes partes de nuestro cuerpo. Hoy os voy a a hablar de la microbiota intestinal.

Microbiota intestinal

La microbiota intestinal, también conocida como flora intestinal, influye en las calorías que se obtienen de la digestión, produce serotonina para una digestión óptima, y ayuda a distinguir al organismo entre agentes externos beneficiosos y agentes enemigos o perjudiciales.

Su composición varía al largo del tracto digestivo y además, no hay una composición normal, de hecho, es exclusiva en cada persona. Hay muchos factores que determinan su composición, como son la edad, dieta, tipo de parto en el nacimiento (vaginal o cesárea), lactancia materna o artificial, uso de antibióticos o clima.

Recientemente se ha demostrado que la microbiota intestinal tiene un papel muy importante en la aparición de muchas enfermedades. Se ha visto que existe una relación entre un desequilibrio en la composición de la microbiota intestinal, conocido como disbiosis intestinal con la obesidad, diabetes, síndrome metabólico, enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome del colon irritable y enfermedad celíaca, entre otras.

¿Cómo podemos cuidar nuestra microbiota intestinal?

A simple vista, parece que no es fácil, pero hoy os quiero dar unos consejos que os ayudarán a cuidarla.

No hace falta que os diga que la dieta tiene un papel fundamental. Por tanto es muy importante llevar una dieta equilibrada y variada ya que cuando comemos, a la vez también lo hacen los microorganismos que habitan nuestro intestino, para llevar a cabo sus funciones.

Se ha observado que cuando nos basamos sobre todo en una alimentación repleta de carbohidratos refinados, pobre en fibra, baja en alimentos fermentados, y abusando de aditivos y edulcorantes, nuestra microbiota se ve afectada en cantidad y variedad de especies de microorganismos.

Es por ello que es muy importante incluir alimentos probióticos, también denominados fermentados en nuestra dieta. Los cuales poseen microorganismos vivos que, al ser administrados en cantidades adecuadas, aportan múltiples beneficios para la salud de nuestra microbiota. Podemos encontrar bacterias probióticas en diferentes alimentos como el yogur, kéfir, jocoque (típico de la gastronomía Mexicana), chucrut, kimchi (típico de la cocina Koreana), encurtidos, kombucha o tempeh.

En resumen

Deberíamos seguir  una dieta rica en fibra, natural y consumiendo una amplia gama de vegetales y de alimentos fermentados, para que no se vea afectada nuestra microbiota ni ninguna de sus funciones.

No menos importante, es tratar de tomar medidas para aliviar las situaciones de ansiedad y estrés cuando las estéis sufriendo, ya que el estrés influye mucho en el buen estado de la microbiota intestinal aumentando el riesgo de infecciones. Os aconsejo leer mi post de mindfulness eating: la receta perfecta para combatir tu estrés.

Por último, también os quería destacar la importancia del ejercicio físico diario para favorecer la movilidad y el tránsito intestinal. Evitar el estreñimiento mediante el ejercicio sin tener que usar laxantes, es importantísimo para eliminar tóxicos (materia fecal) que afectan a nuestro organismo.

 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram