¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Espaguetis de calabacín con salsa boloñesa

¿Quién dijo que los que seguimos el estilo de vida saludable no podemos comer espaguetis? Bueno, está bien, en teoría no podemos, pero sí podemos inventar algo parecido, ¿no? Y aquí estamos hoy para llevar a cabo una receta de espaguetis de calabacín con salsa boloñesa. Es verdad que el nombre espagueti se refiere a un tipo de pasta alargada, pero ¿es cierto también que la pasta tiene su origen en Italia? Según la historia fue gracias a Marco Polo quien después de volver de su viaje de China en el siglo XIII introdujo en occidente los espaguetis. Sin embargo, algunos historiadores afirman que esta historia podría ser errónea ya que incluso se duda de que Marco Polo llegara realmente a China. Se cuenta también que los griegos ya conocían la pasta y que los espaguetis no son, para nada, la primera expresión conocida de pasta. Fueran los chinos, los italianos o los griegos, la pasta ha formado parte de la gastronomía durante al menos ocho siglos.

El plato que recreamos hoy en versión natural sí es, sin duda, italiano, ya que la combinación entre pasta y tomate nació en el sur de Italia en el siglo XVIII. Yo no sé si sabían que estaban comiendo algo insano, pero el caso es que este plato se hizo tan famoso como la propia Italia, y que con la llegada de la pasta comenzamos a alimentarnos mal. Pero de esto ya hablaré en otro post.

El caso es que si famosos son los espaguetis, famosos se están volviendo cada vez las tiras de calabacín hechas a modo de espagueti pero de verdura, ¡muchísimo más sano! Si buscáis en Internet, hay gran cantidad de recetas de espaguetis de calabacín y de hecho en mi blog ya hice una. ¿Qué ocurre? Que entonces no tenía una máquina apropiada para hacerlos y esta vez me han quedado mejor, además de que los he hecho con salsa boloñesa elaborada a partir del tomate paleo que ya os preparé también para el blog. Al final la receta queda riquísima y os juro que nada tiene que envidiarle a un plato de pasta, es más, casi que sería al contrario.

El calabacín es una verdura que queda bien en la mayoría de los platos, pero ¿sabíais que si lo comemos crudo aporta mucho más? Esta verdura está formada por un 95% de agua y no tiene ningún contenido calórico. Contiene una muy buena cantidad de minerales y oligoelementos. También contiene fósforo, potasio, magnesio y calcio. En esta receta los he dejado crudos pero hay quienes los cocinan un poco antes de poner la salsa o incluso lo cocinan con la salsa.

Con respecto a la salsa boloñesa, es muy importante que le pongáis el tomate natural porque si no, ya sabéis, que de paleo no tendría nada. En fin, que os dejo la receta por aquí y os pido que la disfrutéis tanto como yo.

Ingredientes de esta receta para una ración:

  • Un calabacín con la piel.
  • 100 gramos de carne picada.
  • Salsa de tomate (en la receta tenéis los ingredientes que necesitáis para hacerla)
  • 1 ajo
  • 1 tiras de panceta
  • 65 ml de vino tinto aprox. (opcional)
  • Queso parmesano

Tiempo de elaboración: 30 minutos
Dificultad: media

Espaguetis paleo de calabacín
Spiralizer con el calabacín

Elaboración de estos espaguetis paleo de calabacín con salsa boloñesa:

  1. En primer lugar yo hago la salsa ya que luego partir el calabacín es super rápido y muy sencillo.
  2. Para elaborarla lo que hice fue picar un ajo y freirlo en un poco de mantequilla ecológica.
  3. A continuación hay que añadir la carne picada y remover un poco hasta que la carne coja un poco de color más oscuro.
  4. Tenéis que cortar la panceta en cuadrados más o menos pequeños y añadirla también a la sartén con la carne y el ajo. Es opcional el ponerle zanahoria, si queréis ponerla, si no, no.
  5. Añadidle la sal al gusto y la salsa de tomate que tenemos guardada. Removed hasta que la mezcla disminuya un poco.
  6. ¡Ya tenéis lista la salsa!
  7. Es el momento de cortar los espaguetis, así que, dejad la salsa reposar en la sartén mientras cortáis el calabacín. La otra vez que hice la receta lo hice sin un aparato adecuado, pero esta vez quería probar con un spiralizer. Lo compré por Internet y la verdad es que resultó ser muy útil y además barato. Se utiliza como un sacapuntas: pones el calabací en el hueco y además algunos, como este, traen como una tapa para poder “sacarle punta” al calabacín sin que nos dejemos los dedos en el intento. Luego es cuestión de ir girando el calabacín como si de un lápiz se tratase y así irán cayendo las virutas de calabacín que en este caso son los espaguetis.
  8. Cuando tengáis los espaguetis, añadís la salsa encima y si os gusta, podéis ponerle, igual que hice yo, unos trozos de queso parmesano cortados en cuadrados. ¡Me encanta que se note el queso!

¿Qué os ha parecido? ¡Dejádmelo en los comentarios! Y por cierto, yo os dejo algunas recetas con calabacín que seguro que os gustan:
Espaguetis de calabacín sin spiralizer.
Hummus de calabacín.
Calabacín relleno de carne.

¡Seguimos en contacto por aquí! 😉

 

 

 

 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram