¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Gambas al ajillo y azafrán saludable

Las gambas son un alimento presente en muchísimos platos de la gastronomía española y preparadas al ajillo con azafrán es una de las formas más típicas. Es plato o tapa muy común en cualquier bar por aquí. Es exquisito, fácil de preparar y muy saludable, porque los crustáceos ofrecen una cantidad de proteína magra increíble para nuestro cuerpo.

Tres cosas que no sabías de las gambas…

  • Tan solo 85 gramos de gambas, horneadas o hervidas proporcionan 20 gramos de proteína.
  • Las gambas son ricas en Selenio – que beneficia el sistema inmunológico y también es un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento prematuro, vitamina B12, fósforo, colina, hierro y un antioxidante llamada astaxantina que reduce la inflamación.
  • El 90% de las gambas que se consiguen en supermercados y restaurantes son gambas criadas en granjas cuyo valor nutricional, al igual que el del salmón, es menor y está viciado por los químicos y antibióticos que le colocan. Esto es algo que debemos tomar en cuenta porque es mucho mejor adquirirlos de pesca salvaje.

Gambas al ajillo y azafrán

Para preparar mi versión saludable de las típicas gambas al ajillo solo necesitas comprar unas gambas de buena calidad y seguir las siguientes indicaciones.

Ingredientes:

  • 400 gramos de gambas
  • 4 dientes de ajo pelados y rebanados muy delgadamente
  • Una pizca de azafrán
  • Mantequilla ecológica
  • Sal
  • Perejil (opcional)

Preparación:

  • Lo primero que debéis hacer es picar el ajo finamente. Si habéis adquirido las gambas enteras, pelarlas, remover la cabeza y la piel. Si lo deseáis, remover también el hilo negro del costado.
  • En una sartén, calentar y derretir una buena cantidad de mantequilla. Añadir los ajos y saltear por un minuto hasta que comiencen a soltar sus aromas. Disminuir el fuego a un nivel medio y saltear los ajos hasta que estén dorados.
  • Añade las gambas a la sartén en este momento, un poco de sal y la pizca de azafrán. Saltearlas por ambos lados hasta que estén de un color rosa vivo. Hay que evitar hacerlas demasiado porque quedarán muy secas para comer.
  • Para servirlas, podéis transferirlas a una cazuela y decorar con perejil picado y una rueda de lima.

¡El toque de azafrán es muy especial! Contadnos como os ha quedado esta receta en los comentarios.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram