¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Ingredientes que debemos evitar

La alimentación que sigue la mayoría de la gente en todo el mundo ha cambiado drásticamente desde que se creó la industria alimentaria. Detallaremos los ingredientes que debemos de evitar para llevar una alimentación saludable.

Desde mediados del siglo XX la industria de la alimentación cobró una gran fuerza, ya que la gente dejaba de vivir en los pueblos y aldeas y comenzó a vivir en las ciudades. El sistema previo que existía era inviable puesto que la mayoría de la gente debía comprar todos los productos y no solo a los que no tuviera acceso por sus propios medios.

Unido a los avances en la tecnología e ingeniería de los alimentos, se podían fabricar alimentos que aguantaran una gran cantidad de tiempo almacenados y listos para su consumo inmediato. Las guerras también impulsaron a la industria alimentaria en la que se preparaban productos procesados y envasados que se podían transportar y guardar durante largos periodos.

Poco a poco se fueron introduciendo dentro de los productos procesados distintos tipos de conservantes, aditivos, azúcares y otros ingredientes con diversos fines. El primordial era que fueran más duraderos, sin embargo, en poco tiempo se dieron cuenta que podían ahorrar mucho dinero utilizando productos de baja calidad a los que añadiendo saborizantes, aditivos y azúcares, obteniendo un producto sabroso y barato.

Es importante que aprendáis a leer bien las etiquetas de los productos que compras, ya que en muchas ocasiones hay algunos elementos ocultos bajo nombres científicos que no conocemos o que se cuelan entre otros muchos ingredientes.

Cuando buscamos alimentos naturales y que sean realmente saludables sin ingredientes perjudiciales, debemos huir de los siguientes:

Cereales: El motivo por el que los cereales no deberían formar parte de nuestra alimentación es porque a lo largo de la revolución alimentaria, los cereales son uno de los grupos de alimentos que más han sufrido modificaciones genéticas para conseguir abaratar su coste de producción. Por el camino se han quedado muchos de los mejores nutrientes que poseían, por lo que ahora lo único que encontramos son cereales de mala calidad y que no aportan prácticamente ningún beneficio.

Soja: Muy parecido a los cereales, la soja se ha modificado tanto que ahora ya no tienen nada que ver con la soja que se encontraba de forma natural en el mundo hace 50 años. Esta legumbre contiene además isoflavonas. Dichos fitonutrientes se han demostrado que son malos para la salud e incluso pueden favorecer la aparición de graves enfermedades como cáncer, fallos hepáticos, deficiencias inmunes, entre otros.

Aditivos: Los aditivos que se le añade a la mayoría de los productos procesados son algunos de los productos con los que más hay que estar atentos. El más destacado es el glutamato monosódico, conocido también como “potenciador de sabor” o E621. Este potente aditivo tiene sabor humami y es altamente adictivo. La mayoría de snacks, bebidas refrescantes y productos de bollería industrial tienen este aditivo, haciéndolos irresistibles y muy difícil de dejar de comer.

Conservantes: Los conservantes no son ni más ni menos que un montón de químicos que hacen que la comida dure más. Si lo pensamos con detenimiento, es una locura consumir productos que están llenos de estos químicos en vez de emplear productos frescos. Imagina que preparas un guiso con carne y verduras ecológicas, ¿cuánto tiempo tarda ese guiso en ponerse malo? ¿1 semana? En cambio un guiso preparado y enlatado puede durar años. Eso no es ni natural ni saludable lo mires por donde lo mires.

Nitritos: Los nitritos son aditivos que se añaden en productos cárnicos y otros muchos procesados. Cuando los nitritos entran en contacto con los aminoácidos de la carne se forma la nitrosamina. Se ha demostrado en muchos estudios que esta sustancia en grandes cantidades puede favorecer el desarrollo de cáncer.

Azúcar: El rey de todos los aditivos en los alimentos procesados, pan, bollería, galletas, desayunos es el azúcar. Es un conservante muy barato y efectivo, sin embargo es uno de los peores ingredientes que podemos encontrar en el mercado. Lo peor del azúcar es que es fácilmente disimulable e incluso los productos pueden ser de gusto salado y aún así llevar ingentes cantidades de azúcar.

Es importante leer bien las etiquetas, ya que nos llevaremos grandes sorpresas pensando que algo es natural y que realmente no lo sea. No os dejéis engañar, fijaros en los ingredientes.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram