¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Las dietas milagro: ¿por qué no funcionan?

Las dietas milagro son muy populares, ya que prometen resultados rápidos sin apenas esfuerzo. El problema de estas dietas es que a la larga acaba apareciendo el efecto rebote o causando problemas de salud.

Lo importante a la hora de hacer dieta es quemar grasa, no solo bajar de peso. En la mayoría de las dietas milagro, cuando vemos resultados casi inmediatos en la báscula, lo que estamos perdiendo es líquido y masa muscular, pero la grasa sigue ahí.

Aquellas dietas milagro en las que únicamente se come un grupo de alimentos o incluso un solo alimento (dieta del pomelo, dieta de la manzana, etc) no son saludables. Con ello, lo único que conseguimos es un aporte insuficiente de nutrientes esenciales para el cuerpo, haciendo que no funcione correctamente o que conlleve a un empeoramiento de la salud. Por otra parte, las dietas que nos restringen excesivamente la cantidad de calorías son inviables a largo plazo, creando el efecto yoyó en cuanto comenzamos a comer cantidades normales. El mayor problema de este tipo de dietas, aparte de que nos obsesionamos con contar hasta la última caloría que consumimos, es que pasamos hambre. El problema de pasar hambre es que, a la larga, acabamos arrasando con todo lo que vemos y, para qué engañarnos, nunca es comida sana y orgánica.

No sigas una dieta, cambia tu estilo de vida por uno natural y saludable

Sin embargo, la dieta que nosotros proponemos no es una dieta. Es un estilo de vida saludable que promueve una buena alimentación con productos naturales, ecológicos y sin utraprocesar acompañada con una vida activa y ejercicio. Se trata de modificar los hábitos alimentarios y físicos que la vida moderna trata de implantar. Nos guía con una idea clara: lo más sano es comer aquéllo para lo que nuestro cuerpo está diseñado.

Si apostamos por alimentos ecológicos y naturales, ayudamos al cuerpo aportándole los niveles necesarios para su correcto funcionamiento sin perder ninguna de sus propiedades originales. La mayoría de alimentos que nos encontramos envueltos bajo las etiquetas “light” o “sin azúcares añadidos” no cumplen esas denominaciones. La cantidad de añadidos artificiales en este tipo de alimentos puede incluso superar su versión regular.

La pérdida de peso y la saciedad

Perdemos peso en el momento en el que nuestro cuerpo requiere más glucógeno en la sangre, la vía más rápida que tiene es cogiéndolo de la grasa de nuestro cuerpo. Con esto podemos conseguir una pérdida de grasa de forma gradual y saludable, así como el mantenimiento de un peso adecuado.

Al consumir alimentos que contienen proteínas, grasas monoinsaturadas y carbohidratos de lenta absorción, llegamos a saciarnos. De esta manera, evitaremos la sensación de ansiedad y sus posteriores atracones de comida ultraprocesada tipo bollería, snacks con grasas saturadas, dulces y demás alimentos. Este tipo de productos no aportan nutrientes pero sí muchísima azúcar refinada a nuestro organismo. Se trata de alimentos que no alimentan. Como no contienen la variedad de nutrientes necesarios para nuestro cuerpo, nunca os saciarán. Vuestro cuerpo reclamará más comida buscando esas carencias nutricionales que no le has aportado.

Por tanto, si quieres perder peso pásate a una alimentación natural y olvídate de los alimentos ultraprocesados.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram