¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Los 8 mitos del running que siempre he escuchado

Hoy os escribo desde California, mi viaje más esperado de todo el año. Llevamos planeando estas vacaciones desde Navidades. Estaremos 10 días de viaje en total, volamos el fin de semana pasado a San francisco donde pasamos dos días donde alquilamos un coche para hacer una ruta al volante. Hemos bajado por la costa, visitando dos días Carmel y dos días Santa Barbara, hasta que hemos llegado a Los Ángeles, donde nos quedamos 4 días más.

En principio viajamos mis hijos y yo, y durante el viaje nos vamos encontrando con varios amigos. También pasamos unos días con mi ex mujer y su novio, por lo que es un viaje muy social y lleno de actividades divertidas, como cuando estuvimos surfeando en Santa Barbara con unas olas magníficas.

Algo que me ha parecido alucinante es la cantidad de actividades que puedes hacer en familia; California ofrece un abanico de actividades tan variadas que nos cuesta decantarnos por alguna. De momento, la que más me ha sorprendido ha sido sobrevolar San Francisco en helicóptero. Ver desde las alturas el Golden Gate y la isla de Alcatraz, fue una experiencia increíble que nos ha permitido apreciar los monumentos más emblemáticos desde otra perspectiva. La favorita de mis hijos ha sido la  visita a la granja de abejas en Carmel, quedaron impresionados viendo los paneles de abejas tan de cerca.

Como ya sabéis, mi próximo reto es el Ironman de Barcelona, para el que quedan tan solo 5 semanas. Sin embargo, algo que tenía claro desde el principio, es que yo podía compaginar mi vida social con mi vida deportiva y que lejos de sacrificar mi viaje, iba a disfrutar de poder entrenar aquí.

Muchos de mis amigos se sorprenden al verme entrenar en vacaciones por lo que es un tema muy comentado en la mesa. Me preguntan mucho sobre consejos que les pueda dar o mitos que haya escuchado. Aprovechando la ocasión, se me ha ocurrido compartir con vosotros mitos relacionados con el “running” de los que hemos estado hablando estos días, que no me han ayudado para nada, y que me gustaría desmentir para que no cometais el mismo error que yo.

8 mitos sobre el running

1. “Correr es malo para las rodillas”

Correr no es malo para las rodillas, de hecho cuando corres generas líquido sinovial que hace que tu rodilla sea más fuerte. Si te pones a pensar, correr junto con andar, son los movimientos más naturales que existen, los cuales los llevamos haciendo desde el principio de la humanidad. El problema que surge con las rodillas muchas veces viene por no controlar nuestro peso y sobrecargarlas. Lo que sí es importante, es que cuando empiezas a correr, debes hacerlo poco a poco para no hacerte daño.

2. No es necesario correr largo para mejorar tu rendimiento

A mi me encanta correr distancias más cortas a una intensidad más alta, ya que correr más kilómetros a una velocidad media, en mi caso, me resulta muy aburrido. Aunque todo va a depender del objetivo que tengas, no hay que correr distancias largas necesariamente para mejorar rendimiento. Muchas veces es al revés, como se consigue con los entrenamientos de HIIT (entrenamiento de alta intensidad en intervalos de tiempo cortos) que tanto se han puesto de moda, y que si realmente consigues llegar a esa alta intensidad tus mejoras en rendimiento son abismales. Sin embargo, cuando viajo, como me gusta disfrutar del paisaje, sí que corro distancias más largas a menos intensidad que me permiten conocer mucho mejor el sitio donde me encuentre.

3. “Debes seguir corriendo si sientes dolor, te hace más fuerte”

Cuando corres y te duele, no debes seguir corriendo, es totalmente falso decir que si sigues corriendo te vas a hacer más fuerte. es muy importante escuchar a tu cuerpo y si tu cuerpo te dice algo hay que hacerle caso. Prueba bajando la velocidad o dejando de correr unos días y si el dolor persiste, lo mejor es ponerse en manos de un especialista que valore si tienes alguna lesión o algún tipo de problema.

4. “Es necesario un alto consumo en carbohidratos para un mejor rendimiento en carrera”

No hay que hacer carga de carbohidratos, yo lo hice durante 15 años comiendo el día anterior muchos carbohidratos como la patata, el arroz o la pasta, y lo deje de hacer hace 5 años. Me noto más ligero, menos inflado y con una sensación estomacal mucho más positiva. Los carbohidratos refinados como el arroz, la patata o la pasta, ya no los tomo y la hora a la que mejor me sienta correr, es por la mañana tras el ayuno nocturno. Cada vez son más los atletas profesionales que siguen la dieta paleo y que pueden conseguir perfectamente sus retos deportivos con mejores sensaciones.

5. “Hay que correr siempre con zapatillas nuevas”

Yo de vez en cuando llevo zapatillas viejas porque me gustan, porque les tengo cariño o simplemente porque me van bien y son perfectamente útiles para correr, muchas veces van mejor que las nuevas porque ya están adaptadas a tu pie. Además, algo que también he escuchado mucho, es que no se deben lavar las zapatillas en la lavadora, yo las lavo cada 2–3 semanas en la lavadora ya que corro sin calcetines y se quedan como nuevas.

6. “Hidrátate mucho antes de una carrera”

Hay que beber antes pero no en exceso, yo he visto muchas carreras y muchos entrenamientos en los que el atleta tiene el estómago lleno de líquido, pesa mucho, está incómodo y  tiene que parar para hacer pis. Esto no tiene sentido, hay que beber lo justo. En mi caso, me viene bien dejar de beber unas 2 horas antes para no ir con molestias en mi estómago durante la carrera.

7. “Si haces deporte puedes comer todo lo que quieras”

El tipo de alimentación que sigas va a estar siempre íntimamente ligado con tu salud. Hay que comer alimentación de buena calidad, en mi caso siempre intento alimentarme con productos orgánicos, ecológicos y naturales. No todo se basa en kilocalorías, el cuerpo es sensible a toda la mierda que comes.

8. “Hay que abrigarse para correr”

Cuando corres, la energía que generas se elimina en forma de calor, por lo cual se calienta el cuerpo y la temperatura sube. Es por ello, que abusar de ropa deportiva mientras corres va a hacer que no puedas hacer ese intercambio de energía con tu entorno, y va a desfavorecer el proceso de sudoración, además de sentirte más pesado. Yo siempre intento correr con lo mínimo posible, por ejemplo, cuando hice una medio maratón en Getafe en enero, corrí en tirantes. Lo que sí se debe tener cuidado, es con el momento de antes de empezar a correr, en el que, por supuesto, hay que abrigarse.

Espero que haber desmentido estos mitos os puedan ayudar a la hora de preparar vuestros entrenamientos y carreras. Os dejo otros post relacionados con el running, que os pueden interesar mucho:

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram