¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Mermelada natural: cómo hacerla tú mismo

Hacer una mermelada casera pareciera ser una cosa de horas, pero no es así. Lo cierto es que es muy sencillo, natural y rico. Es una gran manera de no desperdiciar fruta que esté muy madura para comer. Además os permite experimentar con combinaciones que jamás vais a encontrar en ninguna del supermercado.

Las mermeladas del supermercado son ricas en azúcar, y si dice que no, entonces son ricas en edulcorantes químicos que hasta nos hacen peor daño que el propio azúcar. Por esta razón, hacer vuestra propia mermelada es la mejor opción y os aseguramos que comenzaréis a apreciar mucho más el sabor de la fruta que ya es naturalmente dulce.

Ingredientes para la mermelada natural:

  • 1/2 kilo de fresas maduras o de la fruta que tengáis en casa
  • 2 cucharadas de miel cruda
  • Zumo de un limón
  •  1 cucharada de semillas de chía (opcional)
Mermelada Paleo
Mermelada natural de piña, mango y fresas 

Solemos endulzar nuestra mermelada con miel cruda ecológica o sirope de arce puro. Sin embargo, no es realmente necesario porque la fruta madura ya es muy dulce. La miel cruda, a diferencia de la pasteurizada, no se calienta después de la recolección y por esta razón mantiene todos sus nutrientes, vitaminas y enzimas. ¡Claro que esta manera de endulzar es mucho mejor!

Preparación:

  • Lavar muy bien la fruta antes de cocinarla. Si utilizáis fresa como la fruta de vuestra elección, quitadle las hojas y cortadla en trozos.
  • Calentar en una olla mediana medio dedo de agua filtrada o puede ser zumo de la misma fruta. No añadir más de un poco de líquido porque no queréis una textura de sirope en vuestra mermelada. Esto es solo para comenzar la cocción de la fruta sin que se queme directamente con el calor del fuego.
  • Añadir la fruta y el zumo de limón. Cocinar a fuego medio hasta que rompa a hervor. Disminuir un poco el fuego a medio bajo y hervir lentamente hasta que se reduzca el líquido y comience a coger una textura más espesa. Si veis algo de espuma blanca en el tope, retirarla con una cuchara.
  • La mermelada estará lista en aproximadamente 3o minutos o más, dependiendo del tipo de fruta. Siempre se puede cocinar mucho más de acuerdo a vuestro gusto.
  • Retirar la mermelada del fuego y dejadla reposar. Al estar caliente se seguirá viendo muy líquida para untar, por eso debemos esperar a que enfríe a una temperatura normal.
  • Añadir las dos cucharadas de miel después de retirar la mermelada del fuego para no calentarla. Esto es solo si utilizáis miel cruda. Si utilizáis miel convencional ecológica, podéis añadirla en la cocción con el resto de los ingredientes.
  • Colocarla en un recipiente de vidrio hermético. Si lo deseáis podéis añadir una cucharada de semillas de chía que ayudará a absorber el exceso de líquido y a obtener una textura más gelatinosa. Si os gusta una textura más parecida al sirope o a una compota, cocinad la fruta solo unos 10 minutos y no añadir las semillas de chía. ¡De las dos maneras queda muy bien!
  • Refrigerarla al menos dos horas antes de comer.

¿Con qué podéis comer esta mermelada? ¡Con muchísimas cosas! Podéis untarla en unos Gofres Naturales o utilizarla para decorar una Tarta Natural o incluso añadirla a un desayuno de yogur griego con Muesli Natural. ¡Está estupenda!

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram