¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Miedos a la dieta baja en hidratos

Es muy común que se tema a las dietas bajas en hidratos de carbono porque hemos vivido creyendo que, sin ellos, no podemos vivir; que son la glucosa de nuestro cerebro, que nos dan energía. La verdad es que se puede vivir sin ellos y hoy debatiremos los argumentos más comunes en contra de una dieta baja en hidratos o en total ausencia de ellos como es el caso de llevar una dieta saludable.

  • ¿La grasa es la causa de infartos?

Gracias a la industria azucarera, la grasa se lleva toda la culpa a los infartos. Afortunadamente, investigaciones científicas recientes han demostrado que las grasas naturalmente saturadas son buenas y saludables. Estas grasas son las que están naturalmente en las comidas, como por ejemplo en la leche, en la carne, en los frutos secos, la mantequilla y otros alimentos de este tipo.

  • Una dieta sin hidratos sube el colesterol:

Una dieta baja en hidratos de carbono mejora el colesterol porque aumenta el colesterol bueno y disminuye los triglicéridos malos. Una alimentación baja en hidratos y alta en grasas de calidad está relacionada con una mejora general de los niveles de colesterol y ayuda a reducir los mayores factores de riesgo de enfermedad.

  • El cerebro necesita los hidratos como fuente de energía:

Nuestro cerebro se puede alimentar de grasas una vez que éstas se transforman en cetonas de hígado – combustible alternativo para el cuerpo. Las cetonas se producen en el hígado al descomponer la grasa y a través de este proceso se quema más rápido la grasa y el cuerpo produce su propia glucosa a través de la gluconeogénesis. Este proceso sintetiza otros nutrientes y los transforma en carbohidratos para nuestro cerebro.

  • Una dieta sin hidratos es baja en macronutrientes:

No es así y probablemente ocurra lo contrario. Los alimentos ingeridos en una dieta rica en otros alimentos como frutas, verduras y proteínas son muchísimo más nutritivos que una rebanada de pan. Por ejemplo: los huevos representan una de los alimentos más nutritivos que existen. Cuando se sustituyen alimentos como pasta, pan, patata por vegetales más ricos en micronutrientes y proteínas aumenta la calidad  de nuestra dieta.

  • Una dieta sin hidratos es nociva para los riñones:

Este mito surge de aquellas personas que asocian una dieta alta en proteínas con un padecimiento en los riñones. Resulta que una dieta baja en hidratos de carbono es alta en grasas, no alta en proteínas. No hay beneficios en comer únicamente carne, pollo y cerdo, sino en mantener una dieta balanceada en proteína, grasas, vegetales y frutas.

  • Vivir sin hidratos produce depresión:

En una dieta rica en carbohidratos refinados y mucho azúcar se puede experimentar síntomas de cansancio, irritabilidad, falta de concentración y sensaciones letárgicas. Esto se debe a que el azúcar actúa como una droga en nuestro cerebro y el periodo de abstinencia es muy parecido al de estas sustancias narcóticas. Se pueden aliviar estos síntomas consumiendo mucha agua y, una vez que pasen, se siente una sensación de bienestar general enorme.

  • No se puede hacer ejercicio en una dieta sin hidratos:

Una dieta baja en carbohidratos o sin ellos puede ser muy mala o excelente para hacer ejercicio. Cuando se lleva progresivamente se puede notar un rendimiento mucho más bajo al principio pero que se recupera al pasar las dos primeras semanas de adaptación. Existen casos de atletas que han hecho carreras de gran exigencia siguiendo el estilo de vida saludable, baja en hidratos. Si es recomendable, en algunos casos de deportes muy exigentes, que se tomen algunos carbohidratos el día de la carrera o el día antes.

 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram