¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Otoño: cómo aprovecharlo al máximo

Anna y su compañero Germán llegan a casa después del trabajo. Ella se dirige a la cocina mientras Germán se sienta en el sofá y enciende la televisión. Anna retira decidida una hoja de papel imantada en la nevera con un souvenir sueco. Lo coloca cuidadosamente en la segunda fila de recuerdos imantados del mundo y camina hacia el salón. Mientras, va leyendo detenidamente el papel escrito. Cuando llega al salón baja la mirada hacia el sofá y comienza a parlotear:

¡Cómo se notan los días…!

Sí Anna, ya dentro de poco nieva –dice Germán con una sonrisa divertida– hoy he pasado un frío por la mañana…

¡Hala, exagerado! ¿No te has llevado una chaqueta? –Germán mueve la cabeza de lado a lado.- Mira que te lo dije ayer. –contesta Anna ligeramente enfadada.

¿Vamos a hacer la compra de la semana al ecosúper? Tengo ya todas las comidas y cenas planificadas –dice Anna repasando la lista detenidamente.

Venga… vale  –Germán se levanta del sofá a regañadientes.- Recuerda los melocotones, que me gustan mucho. Siempre me como uno a media mañana en el trabajo.

¡Uff! No sé yo como estarán –le responde a su amigo con gesto torcido.- Ya se va acabando la temporada de los melocotones. Lo que tengo que comprar es crema hidratante. ¡Tengo la piel sequísima! –exclama mientras se toca la cara.

¡Aaaaaachís!

-Y naranjas…  Me parece a mí que voy a darte un curso para empezar bien el otoño Germán –dice Anna riéndose.

-¡ACEPTO!

Y vosotros, ¿os animáis?

¿Cuándo empieza el otoño?

El equinoccio de otoño empieza hoy, 22 de septiembre, a las 22 horas y 2 minutos.  A partir de ese momento, el día tiene la misma duración que la noche. A medida que nos vamos alejando de esa fecha y hora las noches van superando a los días. Acostumbrados a unos veranos de luz infinita enseguida “notamos los días” como Anna. Procurad que no se os olvide la chaqueta por las mañanas. Así, no pasaréis frío como Germán mientras esperáis el autobús.

¿Por qué nos afecta el cambio de estación?

Hay factores medioambientales que alteran nuestro biorritmo y ciclos de sueño con el cambio de verano a otoño. La disminución de la luz solar y el aumento de las temperaturas pueden afectar nuestro estado de ánimo. ¿Por qué? Hay una explicación biológica para esta afección estacional muy interesante. La melatonina es una hormona cuyas funciones son regular la temperatura corporal y el sueño. Entonces, cuanta menos cantidad de luz solar, más melatonina producirá nuestro cuerpo. Sin embargo, este incremento de melatonina, a su vez, provoca una bajada de serotonina. La serotonina es la famosa hormona de la felicidad. Por tanto, estos cambios hormonales se manifiestan en nuestro cuerpo en forma de cansancio, somnolencia, apatía o tristeza. Dependiendo de cada uno de vosotros os afectará de manera más o menos intensa. Lo más habitual es el sueño y cansancio que tiene nuestro amigo Germán.

En cualquier caso, os daré unos consejos para contrarrestar estas alteraciones corporales. Y, por supuesto, algunos tips para sacarle el máximo provecho a otoño. ¡Allá vamos!

 

Consejos para aprovechar el otoño al máximo

Dormid bien

No os quedéis viendo la televisión hasta las dos de la mañana. Volvemos a la rutina después de las vacaciones y eso significa dejar atrás los hábitos festivos. Dormid las 7-8 horas que debéis para evitar ese cansancio otoñal. Enseguida os recuperaréis del cambio de estación y no os quedaréis pegados al sofá como le ocurre a Germán.

Animaos

Aprovechad la subida de las temperaturas. Las primeras semanas de otoño son el momento ideal para hacer ejercicio en exteriores sin sofocarse. Salid del gimnasio o de casa y disfrutad del frescor y los colores de la nueva estación. Os recomiendo que practiquéis deporte por la mañana. De esta manera, le sacaréis partido a las horas de luz y regularéis vuestra serotonina. Seguro que tendréis un día mucho más alegre después de esta sesión de ejercicio matutino.

Hidrataos

Uno de los cambios que notamos en otoño es que notamos la piel más seca. Esto se debe al cambio de las temperaturas. Por ello, tenemos que procurar hidratarnos la piel con frecuencia. Puedes echarle mano a la crema hidratante, como hace Anna. Pero, el cuidado de la piel hay que realizarlo tanto por fuera como por dentro. Bebed tanta agua como el cuerpo necesite y comed frutas y verduras en abundancia, especialmente aquéllas que contengan vitamina C. De este modo, luciréis una piel tersa y luminosa.

Fortaleced vuestras defensas

Prevenid los catarros y las gripes típicos de esta estación. Para ello, reforzad vuestro sistema inmune incorporando a vuestra alimentación productos ricos en vitaminas, minerales y omega 3,6 y 9. De esta forma, no estornudaréis ni una vez y tendréis un sistema inmune robusto alejado de estas enfermedades tan molestas.

¡Comeos los colores del otoño!

Comed la fruta y la verdura frescas de temporada. Para identificarlas, simplemente buscad en vuestra frutería las tonalidades otoñales: rojo, verde, amarillo, marrón, naranja, morado… La naturaleza es sabia. Si introducís alimentos de temporada os aseguraréis de obtener todos los nutrientes que necesita vuestro cuerpo para cada estación.  A mí me encanta cocinar en estas fechas los chips de manzana, la lasaña de berenjena y la tarta pai de ciruela.

 

Y a vosotros, ¿cómo os sienta el otoño? ¡Contadme en un comentario vuestras recetas preferidas para esta estación!

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram