¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Pimienta negra: ¡conoce a la reina de las especias!

Pimienta: la reina de las especias

La pimienta negra es, junto con la sal, el condimento más famoso del mundo. Hay mucha gente que solo sal-pimenta los ingredientes y siempre sazona con esta combinación. Es una práctica muy recomendable ya que la pimienta es una especia llena de beneficios. Rotar el molinillo un par de veces sobre vuestras recetas es una práctica muy fácil y nutritiva. Sazonar con pimienta es sazonar con salud. ¿Por qué?

La pimienta más oscura contiene piperina y capsaicina, dos sustancias todoterreno que intervienen en el suave aroma picante de la especia así como en el buen funcionamiento de casi todos los sistemas de nuestro cuerpo. ¡Incluidla en vuestra dieta!

Mejora vuestra digestión

Contiene piperina, un compuesto que estimula naturalmente la liberación de enzimas digestivas que crea el páncreas. De esta manera, los nutrientes del alimento sazonado con esta especia se digieren mejor.

Absorbe más nutrientes

La piperina también aumenta la biodisponibilidad de varios nutrientes como las vitaminas A y C, el selenio y el betacaroteno facilitando su absorción y su uso por diferentes partes del cuerpo.

¡Adiós mocos!

Uno de los elementos que encontramos en esta especia es la capsaicina. Esta sustancia estimula las secreciones que ayudan a aflojar el moco y despejar la respiración. Por ello, la pimienta es una buena aliada para minimizar los síntomas de las enfermedades respiratorias comunes como el resfriado o el asma.

Analgésica y vitamínica

La capsaicina es un activo con propiedades analgésicas que actúa sobre los receptores del dolor. También, la pimienta es un poderoso antioxidante. Contiene vitamina A y vitaminas del grupo B que pueden prevenir la oxidación celular y nos ayudan a combatir enfermedades.

El aroma de este condimento puede transformar un plato de arriba abajo. Es más, podéis elaborar una preparación tomando la pimienta como base y elevarla al ingrediente principal que denominará el plato final. Por ejemplo, una salsa base de nata y pimienta para acompañar una pieza de carne; o unos tallarines de calabacín a la carbonara.

Aquí tenéis algunas recetas en las que no puede faltar la reina de las especias:

 

¿Conocíais el increíble poder nutricional de esta especia? Para disfrutar de todas las bondades y sabor de la pimienta os recomiendo que, si está a vuestro alcance, la toméis fresca y recién molida. Vuestra lengua notará la diferencia y vuestro organismo también.

 

 

 

 

 

 

Natural Athlete
Autor del post
Natural Athlete

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram