¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Sustituye las harinas refinadas

Los hidratos de carbono son un componente clave en nuestra alimentación, ya que nos dan un gran aporte de la energía que necesitamos. Pero desde pequeños nos enseñan que lo mejor para obtenerlas son el pan, la pasta, los cereales, el arroz y la patata entre otros. Productos que siempre nos han dicho que no pueden faltar a diario y que es completamente erróneo, los hidratos no deberían ser la base de nuestra alimentación.

Dentro de los carbohidratos se encuentran las harinas refinadas, que son todas aquellas harinas de granos enteros que han sido sometidos a procesamiento industrial. Comúnmente se conocen como harinas blancas, y se encuentran en productos como las pizzas, galletas, snacks, pan blanco, pastas, repostería y bollería industrial.

Las harinas refinadas son perjudiciales para nuestra salud por varios motivos, en primer lugar es que todas ellas tienen un componente común: el almidón, y éste puede ser dañino para la digestión.

En segundo lugar, porque estas harinas han sido procesadas industrialmente, y en ese proceso se utilizan blanqueadores, potenciadores del sabor, estabilizantes.. esto se hace para conseguir un mayor volumen de producto, una mayor duración del mismo y a la vez hacer que tenga un aspecto apetecible.

Debemos tener en cuenta, además, que son hidratos de carbono simples, y nos ofrecen energía rápidamente, pero no quiere decir que esa energía sea de calidad, por lo que es muy importante conocer otras alternativas saludables y tener muy en cuenta la procedencia de los hidratos de carbono que consumimos, ya que no todos son iguales ni tienen el mismo efecto en el organismo.

¿Cómo puedo sustituir las harinas refinadas?

Existen muchas opciones para sustituir las harinas refinadas y así seguir tomando galletas, bizcochos, panes y ¡un largo etcétera!, pero de una forma saludable y natural.

  • Harina de avena: Cada vez se está extendiendo más el uso de este tipo de harinas, también conocidas como avena en polvo. Es un tipo de cereal no refinado y es una buenísima alternativa para elaborar galletas, muffins, bizcochos.. hasta incluso para tomarla a modo de cereal tradicional con leche o yogur.
    Entre sus principales beneficios está que ayuda a reducir el colesterol, es rica en fibra, en vitamina E, B1 y B2 y en contiene minerales como el calcio, hierro, zinc, fósforo y magnesio. Además tiene un gran efecto saciante, no contiene gluten y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. 
  • Harina de almendras: Es magnífica tanto para hacer repostería como para preparar masa de pizzas.
    Este tipo de harina tampoco contiene gluten, es apta para diabéticos y compatible con la dieta paleo. Una alternativa saludable que, gracias a su consumo, disminuye las posibilidades de sufrir problemas cardíacos mejorando la circulación y reduciendo la presión arterial.  Además está cargada de antioxidantes y grasas saludables, supone un gran aporte energético. 
  • Harina de coco: Otro tipo de harina que podéis utilizar sin problema. Al igual que la harina de almendras, también es un subproducto que se obtiene al hacer la leche del fruto. Con este tipo de harina os recomendamos hacer tortitas, gofres, tartas o bizcochos.
    Es muy beneficiosa para nuestra salud y tiene un gran efecto saciante, ya que es rica en proteína, fibra y grasa. Además es una buena opción para endulzar las recetas de manera natural y saludable. 
  • Harina de quinoa: Sucede lo mismo que con la avena, también es un grano entero que no ha pasado por procesamiento industrial y puede reemplazar una harina refinada sin problema.
    Es una de las que se suele utilizar para sustituir la harina refinada al rebozar el alimento. También podéis probar a usarla para hacer repostería, panes o hasta guisados.

Esta harina es rica en hidratos de carbono, fibra y micronutrientes como el potasio, magnesio, zinc, calcio y fósforo. Además está cargada de proteína y propiedades antioxidantes. Es apta para celíacos, ya que no contiene gluten.

Cómo véis, existen muchas opciones para poder sustituir las harinas refinadas por otras mucho más saludables y beneficiosas para nuestra salud.

Si os interesa profundizar más en el tema de alimentación saludable os recomendamos que echéis un vistazo a este artículo en el que os desmentimos cinco mitos de la alimentación tradicional o este otro artículo, donde os hablamos sobre la importancia de las grasas en una alimentación saludable.

¡Ah! Y animaos a poner estos consejos en práctica y compartidlo en las redes para que podamos ver vuestras creaciones con el hashtag #recetasnaturalathlete.

Natural Athlete
Autor del post
Natural Athlete

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram