Escribo desde mi casa, con la costilla dolorida y magulladuras por todo el cuerpo, recién regresado del Sáhara. Con la sensación de haber alcanzado un nuevo sueño y haberme convertido en otra persona. Crucé la meta de la Titan Desert 2019, en el sur de Marruecos, tras seis jornadas durísimas...