Mi versión de esta receta clásica belga no incluye ni harina, ni azúcar ni levadura. ¡Una versión saludable exquisita para desayunar!