¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¿Has probado estas famosas salsas internacionales?

Tiempo de lectura estimado: 4 minuto(s)

Este mes hemos emprendido un viaje por la gastronomía del mundo. Nada nos gustaría más que poder descubrir otros países y culturas, pero de momento hay que conformarse con hacerlo desde casa. Cuando uno viaja, especialmente si es a un lugar exótico o diferente de su cultura, lo primero que investiga es la gastronomía. Y una de las formas más sencillas de tomar contacto es a través de las salsas.

Estas salsas del mundo, así como las ideas para acompañarlas, son muy rápidas de preparar y aúnan todo el sabor de las diferentes gastronomías típicas. Desde los toques picantes de México, hasta las salsas más densas de los países que rodean a los Alpes, pasando por las salsas para la pasta italiana o por las salsas fetiche de la gastronomía asiática. Con todas estas salas, tu paladar descubrirá nuevos matices y combinaciones sin salir de la cocina de casa. Quizás puede ser un buen comienzo para pensar en cuando se pueda realizar el próximo viaje.

Desde México para el mundo: guacamole y pico de gallo

Paleo guacamole

El aguacate es un fruto tan nutritivo y completo que se ha convertido en un imprescindible en muchas cocinas. Su aporte de grasas saludables es su principal éxito, junto a la facilidad para incorporarlo a nuestra dieta diaria. Más allá de su uso en tostadas o ensaladas, una de las mejores formas para consumirlo es en un rico guacamole muy sencillo de preparar. La salsa se remonta a la época de los aztecas, y se fue extendiendo por toda América como un acompañante a numerosos platos. ¿Su éxito? Sencillez y sabor.

NATURAL ATHLETE hoja 3 aguacates medianos maduros

NATURAL ATHLETE hoja Media taza de cilantro fresco

NATURAL ATHLETE hoja Zumo de una lima

NATURAL ATHLETE hoja Media cebolla roja

NATURAL ATHLETE hoja Sal al gusto

NATURAL ATHLETE hoja 1 tomate maduro (opcional)

Paleo Pico de Gallo

Reconocemos que sentimos cierta debilidad por las salsas mexicanas porque están realmente deliciosas. Son geniales para comerlas con unos crackers de semillas o con carne de pollo y ternera. ¡Combinan a la perfección! El pico de gallo es otra de las salsas por excelencia de la cocina mexicana, en este caso con un toque de picante. También es muy sencilla de hacer, y sus ingredientes frescos como el tomate suavizan el sabor picante.

NATURAL ATHLETE hoja 1 tomate rojo

NATURAL ATHLETE hoja Un cuarto de cebolla roja

NATURAL ATHLETE hoja 1 jalapeño

NATURAL ATHLETE hoja Zumo de medio limón

NATURAL ATHLETE hoja 1 puñado de cilantro fresco

NATURAL ATHLETE hoja Sal y pimienta

Seguro que no eres capaz de decantarte por una de las dos. No tienes por qué elegir. Hay recetas como este pollo a la parrilla que llevan ambas salsas como acompañante. ¡Ya nos contarás si al final te decantas por una!

Transpórtate al sudeste asiático: curry

El curry no es una salsa propiamente, sino que se trata de una especia que, a su vez, está formada por un conjunto de otras especias. Entre esas materias primas que dan lugar a lo que conocemos como curry está la albahaca, la pimienta, la nuez moscada, el cilantro o la cebolla. Una larga lista que, una vez combinada, da lugar a un polvo de color mostaza o rojizo. En las tiendas, el curry se puede adquirir tanto en formato polvo como en formato pasta. Y, de ahí, se puede crear una rica salsa curry tradicional para acompañar un delicioso plato de pollo o para darle un toque diferente a una ensalada variada:

NATURAL ATHLETE hoja 1 cucharada de curry en polvo

NATURAL ATHLETE hoja 2 dientes de ajo

NATURAL ATHLETE hoja 200 ml de leche de coco

NATURAL ATHLETE hoja 4 cucharadas de aceite de oliva

NATURAL ATHLETE hoja 200 ml de caldo de pollo

NATURAL ATHLETE hoja Sal

NATURAL ATHLETE hoja 200 g de cebolla

Esta salsa de curry se puede utilizar para acompañar un simple plato de quinoa, sin necesidad de añadirle pollo. También queda genial con un plato variado de verduras o para darle un extra de sabor a una sopa. Y si queremos utilizarlo para acompañar una carne, se puede añadir a unas albóndigas o a unas costillas de ternera. En general, cualquier guiso o estofado que preparemos admite una cucharadita de curry.

Además del tradicional curry color ocre que solemos conocer, hay una variante típica de la cocina tailandesa que es la salsa de curry rojo elaborada con pasta de curry rojo con leche de coco, además de otros ingredientes. En la foto de arriba, la hemos utilizado para preparar una sopa caliente de zoodles de calabacín con pollo.

NATURAL ATHLETE hoja 1 cucharada o 1 y media de pasta de curry rojo

NATURAL ATHLETE hoja  2 cucharadas de salsa Tamari

NATURAL ATHLETE hoja 400 ml de leche de coco

NATURAL ATHLETE hoja 1 l de caldo de pollo sin sal

NATURAL ATHLETE hoja  Media cucharada de ajo picado

NATURAL ATHLETE hoja 1 cucharada de aceite de oliva

NATURAL ATHLETE hoja Una pizca de albahaca

NATURAL ATHLETE hoja 1 lima exprimida

NATURAL ATHLETE hoja 2 cucharadas de jengibre rallado

NATURAL ATHLETE hoja Una pizca de pimienta negra

Mi gran salsa griega: tzatziki

La salsa tzatziki es una salsa de origen griego que se basa en dos ingredientes principales: el yogur y el pepino. Su elaboración es muy sencilla ya que se necesitan muy pocos ingredientes y el resultado es una salsa muy fresca y versátil. Sirve para acompañar unas deliciosas brochetas de pollo o como condimento del tradicional ‘pita gyro’ de la cocina griega. Pero también hay quien lo utiliza como salsa para la pizza, o como guarnición de unas ‘crudités’ o unos cracker de semillas.

NATURAL ATHLETE hoja 1 pepino

NATURAL ATHLETE hoja Medio limón

NATURAL ATHLETE hoja 1 ajo

NATURAL ATHLETE hoja 125 g yogur ecológico

NATURAL ATHLETE hoja Sal

La cocina thai: salsa satay o salsa de cacahuete

brochetas de salmón con salsa de cacahuete

Cuando pensamos en crema de cacahuete puede que se nos venga a la cabeza el típico producto que se utiliza en Estados Unidos para algunos sandwiches o tostadas. Sin embargo, la crema de cacahuete es cada vez más utilizada en otras partes del mundo por su aporte de grasas naturales, proteínas y otros nutrientes del cacahuete. En la cocina estilo thai, de Tailandia, es habitual usarla para preparar una salsa.

NATURAL ATHLETE hoja Media taza de crema de cacahuete

NATURAL ATHLETE hoja 75 ml de leche vegetal

NATURAL ATHLETE hoja 45 ml de salsa Tamari o soja

NATURAL ATHLETE hoja 15 g de azúcar de coco

Entre las múltiples recetas a las que se le puede añadir una salsa de cacahuete tenemos el típico pad thai tailandés, o el poke originario de la cocina hawaiana. Además, cualquier carne a la parrilla o unas brochetas de salmón admiten una salsa agridulce de cacahuete. Incluso se puede emplear para preparar recetas tan originales como estas palomitas saludables.

La mejor amiga de la pasta italiana: salsa de tomate casera

Esta es una de las salsas más famosas y comunes de la lista. Un plato tradicional de pasta italiana necesita una buena salsa de tomate. Lo ideal es hacerle en casa, ya que la salsa de bote que se vende en los supermercados contiene una alta cantidad de azúcar oculto que ni siquiera percibimos al comer, además de conservantes añadidos. 

NATURAL ATHLETE hoja 10 tomates maduros

NATURAL ATHLETE hoja 1 pimiento rojo (también se puede añadir zanahoria y cebolla)

NATURAL ATHLETE hoja 2 cucharadas de mantequilla ecológica o de aceite de oliva virgen extra

NATURAL ATHLETE hoja 1 diente de ajo

NATURAL ATHLETE hoja Sal y pimienta 

Si preparas tu salsa de tomate casera con la idea de utilizarla para acompañar un plato de pasta o arroz, hay que tener en cuenta que ambos tienen una elevada presencia de carbohidratos de rápida absorción que provocan picos altos de glucosa en sangre. La quinoa o unos espaguetis elaborados a partir de tiras de calabacín son una opción mucha más saludable y energética a largo plazo. De igual modo, si preparar la salsa de tomate de base de pizza, es mejor elaborar la masa con una harina de quinoa o almendra en lugar de con harina de trigo.

La exitosa salsa de origen español: mayonesa

mayonesa vegetal

En una ensaladilla, con un plato de carne, en hamburguesa, en sandwich… ¿A cuántas comidas se les puede incorporar una cucharada de una deliciosa mayonesa?  La base de la mayonesa tradicional es huevo, aceite y vinagre que se mezclan hasta emulsionar y obtener una especie de pasta blanquecina. Sin embargo, existe otras recetas como la de una mayonesa veganesa sin huevo

NATURAL ATHLETE hoja 1 taza de leche de almendra

NATURAL ATHLETE hoja Media cucharada de sal

NATURAL ATHLETE hoja 1 taza de aceite de oliva

NATURAL ATHLETE hoja Un diente de ajo

NATURAL ATHLETE hoja 1 cucharada de vinagre de manzana

NATURAL ATHLETE hoja Una cucharada de mostaza

NATURAL ATHLETE hoja 150 g de remolacha cocida (opcional si quieres hacer una veganesa con remolacha que tenga un color rosado)

Receta de mayonesa vegetal: veganesa vatural y de remolacha

Viaja a las montañas de los Alpes: fondue de queso

fondue paleo

Y, por último, hemos seleccionado esta fondue paleo de queso para que caigas en las redes de ese maravilloso lácteo que es el queso. Las salsas de queso para acompañar brochetas de verduras, carne o unos trozos de pan son muy típicas en países fríos. De hecho, tiene su origen en las zonas de Francia y Suiza pegadas a las montañas de los Alpes.

NATURAL ATHLETE hoja 250 g de queso emmental rallado

NATURAL ATHLETE hoja 250 g de queso gruyer rallado

NATURAL ATHLETE hoja 1 taza y media de vino blanco seco

NATURAL ATHLETE hoja 1 diente de ajo

Recetas del mundo (I): Sushi de quinoa y salmón con salsa de cacahuete


#BeMoreNatural #SoloTieneCosasBuenas

Natural Athlete
Autor del post
Natural Athlete

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram