El neolítico trajo consigo el nacimiento de la agricultura y la alimentación natural de nuestros antecesores quedó relegada por otros alimentos dañinos.