El plátano congelado le da una textura similar a la del helado y le aporta la dulzura natural de la fruta. ¡Es perfecto!