Los franceses tienen ciertos hábitos nutricionales que me han llamado mucho la atención y que les hacen estar por debajo en el ranking mundial de obesidad.