¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¿Cómo hacer vuestro propio tomate frito?

Tiempo de lectura estimado: 1 minuto(s)

¿Eres consciente de la cantidad de azúcar que consumes en tu día a día? Quizás no compres dulces o alimentos como bollería o galletas, pero el azúcar está oculto está oculto en productos de tu dieta diaria que aparentemente no tendrían por qué llevarlo. Uno de esos productos es la salsa de tomate que se puede adquirir en las grandes superficies. Un bote de tomate contiene entre cuatro y cinco terrones de azúcar refinado. 

La mejor opción es hacer tu propia salsa de tomate, y tenerla siempre salsa preparada para cualquier receta. Si no lo consumes de forma inmediata, la salsa se conserva durante una semana en la nevera, o el tiempo que tú quieras en el congelador. Así, siempre tendrás a mano tomate casero. 

¿Cómo hacer vuestro propio tomate frito?

Ingredientes para el tomate frito

NATURAL ATHLETE hoja 10 tomates maduros

NATURAL ATHLETE hoja 1 pimiento rojo (también puedes añadir zanahoria y cebolla)

NATURAL ATHLETE hoja Sal y pimienta

NATURAL ATHLETE hoja 1 diente de ajo

NATURAL ATHLETE hoja 2 cucharadas de mantequilla ecológica (o aceite de oliva virgen) 

¿Cómo hacer vuestro propio tomate frito?

Preparación del tomate frito

NATURAL ATHLETE hoja Lava muy bien los tomates y el pimiento. Corta los tomates, el ajo y los pimientos. Asegúrate de eliminar las partes blancas del pimiento.

NATURAL ATHLETE hoja Calienta una olla con suficiente capacidad a fuego medio-alto. Añade la mantequilla o el aceite de oliva.

NATURAL ATHLETE hoja Cuando la mantequilla o el aceite estén calientes, añade el pimiento, los tomates y el ajo picado. Rompe ligeramente el tomate para que se deshaga con una cuchara de madera. Añade sal y pimienta al gusto.

NATURAL ATHLETE hoja Baja el fuego a medio-bajo, y dejar hervir lentamente hasta que las verduras estén casi desechas. Les llevará unos 30 minutos.

NATURAL ATHLETE hoja Una vez que el tomate tenga la textura deseada – un poco espesa pero no demasiado-, pasa la salsa por una batidora para eliminar cualquier residuo o trozo grueso. ¿Fácil, eh?

😉 Truco del chef:  la clave del plato es el punto de maduración del tomate. Tienen que estar maduros, pero sin llegar al punto de que estén demasiado blandos.

 


¿Te ha gustado esta receta de tomate frito casero? ¿A qué esperas entonces? Síguenos en @naturalath y revisa nuestros productos y recetas, y posts sobre salud y alimentación en el blog.

#BeMoreNatural #SoloTieneCosasBuenas

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram