¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Tuétano: El manjar oculto de muchos.

Tiempo de lectura estimado: 2 minuto(s)

El tuétano es la parte grasa y gelatinosa que se encuentra dentro de los huesos de los animales, por eso es un manjar oculto. Su textura esponjosa y de sabor intenso, hace del tuétano un ingrediente fundamental en las mejores cocinas del mundo.

Podemos encontrar tuétano de distintos animales, pero sin duda de los que más carne sacaremos será de los animales bovinos (vaca, toro, búfalo, etc). Su gran aporte nutricional ha sido muy apreciado por todos los animales carnívoros, si no lo creéis podéis mirar cualquier documental de animales carnívoros en el que veréis cómo rápidamente acuden a mordisquear los huesos que más tuétano contienen, con la intención de aprovechar todo su interior.

Siempre hemos aprovechado los huesos para hacer caldos, sopas y guisos, pero no muchos han tenido el placer de comer el tuétano como plato principal. Lo más habitual es probar el tuétano asado o al horno, presentándose en rodajas o entero con un corte transversal. Se hace de esta forma ya que necesita un calor muy intenso y que llegue a la pieza entera. El calor del fuego además le da un toque especial.

El sabor del tuétano es muy distinto a otras partes de carne que podemos encontrar. Su sabor intenso con toques dulzones y cremoso hace que tenga un gusto muy rico y lleno de matices. Esto hace que los guisos y sopas tengan mucha más consistencia y de gusto muy sabrosas.

Anteriormente hemos comentado que el tuétano es la parte grasa del hueso. Con un 90% de grasa, que le otorga una cremosidad única, el tuétano (por lo menos el de la res) tiene menos colesterol que la propia carne. Sin fibra ni hidratos de carbono, el tuétano es pura grasa monoinsaturada y proteínas. Además, destaca su contenido en hierro, fósforo y vitamina A. También contiene tiamina y niacina, así como vitaminas E,D y K, calcio, zinc y magnesio.

Es importante destacar que contiene ácidos grasos esenciales como ácidos docosahezaenoicos (DHA) y ácidos eicosapentaenoicos (EPA), fundamentales para tener una buena salud cognitiva y desarrollo cerebral. Se ha estudiado también los posibles efectos beneficiosos de ambos ácidos grasos contra la prevención de enfermedades cardiovasculares, problemas de visión, demencia, depresión y algunos tipos de cáncer.

Muchas personas comen tuétano sin tan siquiera saberlo, ya que por ejemplo la gelatina que no es 100% vegetal está hecha a base de esta exquisita materia prima. Los caldos de carne y pollo que encontramos en las tiendas también lo contienen y otros muchos productos en los que se trituran los huesos para darle consistencia, aunque no estén relacionados con la carne o sean salados. Por eso los veganos y vegetarianos deben estar muy al tanto si quieren comprar productos procesados.

Los beneficios ya véis que son muchos y el sabor es insuperable (tanto por si solo como integrado dentro de otros platos). Lo mejor del tuétano es que podéis pedirlo en cualquier carnicería y es bastante barato. 😉 🍖

Caldo de huesos

Crema de brócoli, coliflor y caldo de huesos

Próximamente os haremos una receta de tuétano a la parrilla. ¡Atentos! 😀

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram