¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Revuelto de pollo de corral, ajetes y espárragos

Uno de los mayores problemas de nuestro día a día es el tiempo, impidiendo a veces que comamos sano y rico. Por eso hoy os traigo un riquísimo revuelto de pollo de corral con ajetes y espárragos que tendréis listo en minutos, siendo una comida completa y rica en nutrientes.

Me encantan los espárragos, y como os conté hace poco, ¡estamos de temporada! Ricos en vitaminas A, C, E, B1, B2 y B6, minerales esenciales como potasio, magnesio, calcio y fósforo y por último antioxidantes naturales. ¡Una super verdura!

Por otra parte los ajetes nos pueden ayudar a aumentar las defensas, debido a sus propiedades antibióticas. Además ayudan el sistema circulatorio ya que es un vasodilatador.

Para esta receta he elegido un rico pollo de corral. Este pollo, al haber sido criado en libertad y con una buena alimentación sus propiedades nutricionales son de mejor calidad en comparación a las de los pollos criados y engordados. Además, los pollos ecológicos de corral no han recibido inyecciones ni hormonas, que a la larga pueden ser perjudiciales para los consumidores.

Por supuesto un revuelto sin huevo no es un revuelto. Los huevos son un superalimento, ya que contienen una gran cantidad de nutrientes y sobre todo proteínas y ácidos grasos omega-3.

Pues si estáis listos ¡vamos allá con la receta de mi revuelto saludable!

Ingredientes para el revuelto:

  • 100 gramos de pollo de corral. Yo he usado pechuga, pero puedes usar la pieza que más te guste.
  • 2 huevos ecológicos.
  • 8 espárragos trigueros.
  • 1 manojo de ajetes frescos.
  • Perejil.
  • Mantequilla ecológica
  • Sal y pimienta al gusto.

Modo de preparación

  • En una sartén ponemos un buen trozo de mantequilla o 3 cucharadas de ghee. Ponemos a freír el pollo de corral cortado en trozos pequeños.
  • Freímos el pollo durante aproximadamente 10 minutos a fuego medio-alto. Yo lo que buscaba era que quedara crujiente por fuera. Con la mantequilla quedará suave y se formará una costra de color marrón dorado por la parte de fuera deliciosa.
  • Cuando hayamos acabado con el pollo lo sacamos de la sartén y reservamos.
  • Añadimos a la misma sartén otro trozo de mantequilla y añadimos los ajetes frescos cortados en rodajitas pequeñas. Lo sofreímos durante 5 minutos y añadimos los espárragos trigueros cortados en trozos más o menos pequeños, aunque esto va a vuestro gusto.
  • Sofreímos y añadimos sal y pimienta durante otros 5 minutos a fuego medio. Así conseguiremos que los ajetes queden aún más tiernos y que los espárragos se doren.
  • Añadimos el pollo que ya teníamos listo a la sartén y mezclamos.
  • Por último, batimos los huevos y salpimentamos. Añadimos los huevos a la sartén y revolvemos hasta que el huevo prácticamente esté del todo cuajado. 
  • Añadimos el toque final del perejil.

A mi me encanta que el huevo aún esté cremoso y encontrarme bocados con partes de huevo desechas, pero eso lo podéis hacer completamente a vuestro gusto. Solo tenéis que jugar con el tiempo que lo dejáis en la sartén y sacarlo cuando vosotros queráis.

Como podéis ver es muy sencillo y apenas se tarda 20 minutos en tenerlo listo. Además, ¡a los niños les encanta!

¡Comentadme qué os parece! Seguro que os queda para chuparse los dedos. 😉

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram