¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¿Gorditos pero felices? ¿Qué dice nuestro segundo cerebro?

El poder de la alimentación

¿Cuántas veces no hemos escuchado a algún compañero que mira tu plato -una ensalada con queso de cabra y nueces- y luego da un gran mordisco a su perrito caliente y te dice: “Seré gordito, ¡pero soy feliz!?

Sé que no es nuevo si digo que la dieta influye mucho en nuestra salud, pero es que aún conozco a mucha gente escéptica acerca del nivel de impacto que puede llegar a tener en nosotros; y es que la manera en la que comes inclusive ¡nos puede hacer más gruñones!

El segundo cerebro

Uno de los temas que han generado más controversia en los últimos años, es la importancia que ha demostrado tener nuestro intestino al punto de llamarlo nuestro ‘segundo cerebro’. Y es que resulta que es en nuestro intestino, donde se produce la famosa ‘hormona de la felicidad’ -o serotonina-; la misma que te hace sentir mariposas en el estómago cuando te enamoras, contrario a lo que se creía, se concentra principalmente en nuestro intestino y, por la forma en la que nos alimentamos, podemos llegar a afectar su producción al punto de alterar inclusive nuestro humor.

Si bien la Asociación Estadounidense de Psicología (APA), y muchas otras instituciones científicas, demuestran muchos más efectos, hoy quise romper con uno de los típicos clichés de la sociedad donde hasta nuestras  abuelas creen que lo más saludable es que nuestros niños sean regordetes.

receta desayuno segundo cerebro

Ya es momento de entender el verdadero papel que tiene la alimentación en nosotros, que va más allá de una apariencia física o de cumplir con modas para ‘encajar’ en la sociedad; que la famosa frase “somos lo que comemos” afecta inclusive la manera en que nosotros y nuestros hijos afrontamos situaciones de estrés, sin caer en el desarrollo de enfermedades mentales como la depresión.

Y es que de acuerdo al informe de la OMS “Depression and Other Common Mental Disorders. Global Health Estimates”, para el 2015 en España la depresión ya se situaba como el cuarto país europeo con más casos de depresión al afectar al 5,2% de la población.

Pero y… ¿cómo puedo alimentar mejor a mi segundo cerebro?

Como siempre recomiendo, para esto es importante consumir una dieta con un alto aporte de fibra natural. Esto lo logramos incluyendo en nuestras diferentes comidas al menos una porción de fruta y de vegetales; así como alimentos ricos en probióticos y prebióticos como el yogurt y fermentados.

Todos estos alimentos ayudan a producir ácidos grasos de cadena corta (AGCC), como el butirato, que son el principal alimento de las células intestinales. Ellos favorecen la recuperación de las mismas, permitiendo mejorar nuestra salud, nuestro estilo de vida… y ¡el de los demás!


Si te ha gustado el artículo, puedes seguir leyendo algunas de nuestras recetas que he hecho y que te ayudarán a mejorar la salud de tu intestino y así mejorar tu calidad de vida:

 

#SoloTieneCosasBuenas

 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Comentarios

1 Comentario
  1. posted by
    Adiós azúcar. ¡Hola Fibra de Achicoria! – Blog de Natural Athlete
    Jun 13, 2019 Reply

    […] sobre la importancia que tiene nuestro intestino en nuestra salud; tanto así que se conoce como ‘segundo cerebro’. Por lo que mantener a nuestra microbiota contentas es ¡supremamente […]

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram